Atajos para aprendizajes singulares. Por Éric Laurent.

El matrimonio y los psicoanalistas2“El modo en que los sujetos autistas saben sacar provecho de la práctica analítica lacaniana es muy diversa. Tomemos el ejemplo de un sujeto acogido en la Antenne 110, institución belga creada por Antonio di Ciaccia, donde se inauguró la “práctica entre varios”. Este niño era inseparable de un bastón que arrastraba y agitaba a su alrededor. En primer lugar, los miembros de la institución que intervenían en su caso tomaron en consideración la existencia de este objeto elegido por el niño, luego trataron de complicarlo, introduciendo en él alguna complejidad, de modo que se favorecieran sus declinaciones y su puesta en serie con otros objetos, para tratar para tratar de ampliar progresivamente las vías por las que este niño pudiera abrirse al mundo. Así es como se produjo un encuentro entre el bastón y el badajo del campanario de la iglesia cercana. La fascinación del niño se desplazó hacia el vozarrón del campanario. Luego surgió el interés por las horas que el campanario tocaba regularmente. A continuación, por la observación de las agujas del reloj. Desde ahí se abrió un pasaje hasta las cifras, aprehendidas primero de un modo concreto (hora a hora), luego más abstracto (12 horas, posteriormente 24 horas, más adelante 60 minutos en una hora, etc.) Finalmente, el niño pudo implicarse en los aprendizajes aritméticos en la Escuela. Así, sus intereses pudieron desarrollarse a partir de su objeto, considerado, no como un obstáculo, sino como un punto de apoyo para sus invenciones. La orientación psicoanalítica apunta de esta manera a acompañar a los niños autistas por los atajos que pueden abrir o tomar prestados para acceder a los aprendizajes”.

Extracto del libro “La batalla del autismo”. Páginas 122-123. (Ed. Grama, 2013).

Los comentarios están cerrados, pero los trackbacks y pingbacks están abiertos.