Navegando por
Etiqueta: francia

El autismo adolescente y adulto en Francia. Por Jean-Pierre Rouillon

El autismo adolescente y adulto en Francia. Por Jean-Pierre Rouillon

Jean-Pierre Rouillon

es director del Centre thérapeutique et de recherche de Nonette (Francia).

 

En Francia, la serie de los Planes autismo –vamos ya por el cuarto- ha tenido como orientación y consecuencia una reorganización del campo sanitario y del campo médico-social, a través de la promoción de las terapias cognitivas y conductuales como único método científico. Se trata también de substituir al modelo económico del Estado del bienestar el del liberalismo y la lógica de mercado.

El autismo es un trastorno del neurodesarrollo –dicen ellos- y se decide entonces unificar, a partir de este principio, la lengua de todos aquellos que intervienen. Debemos pasar entonces de la atención del modelo institucional a una lógica de prestaciones y de servicios. Se trata, también, de no confiar más en el saber-hacer obtenido a partir de los encuentros y la experiencia, sino de aplicar protocolos a la letra; protocolos, elaborados por «expertos», que siguen el método del consenso.

Francia, país seguidor de la tendencia de los países anglosajones en lo que respecta a estos dominios, está a punto de conseguir su retraso. Sin embargo, se resiste. Quedan todavía profesionales «sometidos» a las «prácticas arcaicas del psicoanálisis», que impiden a nuestros cientificistas celosos realizar su gloriosa marcha hacia adelante para vencer al autismo. De hecho, que no quedan ya muchos más psicoanalistas para luchar en este terreno minado, es de hecho una ilusión. Al contrario, lo que aparece, desde que la figura del psicoanalista no hace ya de pantalla frente a lo real de la clínica, son los sujetos que han rechazado obedecer las órdenes y las tentaciones de los conductistas, los sujetos que se orientan a partir de su síntoma y de la singularidad. Son ellos los que el sistema no llega a incluir en su proyecto y en sus proyecciones.

Es en el momento de la adolescencia y del pasaje a la edad adulta que esta decisión se manifiesta de la manera más radical. Es desde ese momento que la cuestión del cuerpo y del goce que los desborda se presenta sin el auxilio de ningún discurso establecido. Es entonces que el deber del psicoanalista es el de ofrecer al autista el asilo del discurso del psicoanálisis, bajo la forma que sea. Es también su deber el de aportar su sostén a los padres y a la familia que se mantenga un lugar en el que inscribir «lo irreductible de una transmisión».

La causa Autismo: Día J.

La causa Autismo: Día J.

9 de diciembre de 2016.

“No adoptada”, con estas palabras pronunciadas por M François De Rugy, quien presidía la sesión de la Asamblea Nacional de esta mañana, se cerró el episodio Fresquelle. La resolución Nº 4134 invitando al gobierno a promover la asistencia del autismo basada en las recomendaciones de la Alta Autoridad de Salud ha sido rechazada por el voto mayoritario de los diputados que participaron. A la hora en que escribimos estas líneas el proceso verbal de la sesión no ha terminado, se lo puede consultar en  http://www.assemblee-nationale.fr/14/cri/2016-2017/20170075.asp#P932104  Asimismo el escrutinio no se ha hecho público aún. Podréis encontrarlo en: http://www2.assemblee-nationale.fr/scrutins/liste/%28legislature%29/14

Volveremos. La balanza se ha inclinado a favor de la libre elección del métdo de cuidados y contra la prohibición del psicoanálisis. Los más de 18.000 que han firmado la resolución han pesado en la balanza. Podemos afirmar que esta movilización popular ha sido decisiva.

El episodio Fresquelle se cerró, pero otros combates se anuncian por la causa del autismo y por el psicoanálisis. El Blog La causa del autismo (ww.cause-autisme.fr) servirá de base de desarrollo de ofensivas y contraofensivas, la red de corresponsales se ha establecido. Si usted se suscribe , será infromado de las iniciativas.

Mantenganse conectados!

El día después.

Y ahora? Ahora que M Fresquelle está vencido, ahora que la Asamblea Nacional a confirmado en materia de autismo la libre elección de método de cuidados, que ha rehusado prohibir el psicoanálisis, que ha rehusado imponer las TCC, Quid faciamus?

Volvamos un momento al debate y a la votación de ayer. La proposición del diputado Fresquelle era manifiestamente excesiva. Esto fue recordado en el debate. Algunos que han votado en contra lamentaron que no haya sido enmendada, modificada, que no pudieran para endulzarla quitar las partes jurídicamente discutibles. En ese caso, qué hubieran hecho? Qué hubiera pasado? La batalla se ha ganado, pero la cuestión se mantiene. Se atribuye al psicoanálisis- de buena o mala fe- y a los psicoanalistas puntos de vista,  prácticas, posiciones en las que no nos reconocemos.

No nos reconocemos entre aquellos que “culpabilizan a las madres”, entre aquellos que aplican tratamientos “que maltratan”, aquellos que reproducen sin contravenir standards gastados en su práctica con los sujetos autistas y su entorno. Las Jornadas de la ECF desde hace muchos años, así como las del Instituto del Niño testimonian muy precisamente lo contrario: prácticas en las antípodas de estas acusaciones: inventiva, creación, acogimiento de la singularidad radical- aquella que cada uno tiene la chance de poder extraer de su propio análisis. Y este foco irradia, informa, inspira, sostiene a numerosos practicantes.

¿Por qué no conseguimos hacerlo saber? ¿Es esta la buena pregunta? Digámoslo de otro modo: cómo hacemos para testimoniar, para rendir cuenta, para hacer visible eso que es nuestro día a día. Podemos creer que no es posible. Nos corresponde hacernos responsables del malentendido.

Nosotros se lo debemos a los 19.000 que firmaron la petición, que no quieren que se prohíba el psicoanálisis, y que no quieren tampoco un statu quo en la asistencia al autismo. Ellos esperan , mejor, participan en la producción de lo nuevo.

Entonces, la causa del autismo se mantiene. En principio porque el destino reservado a estos sujetos está hoy marcado por graves carencias en la asistencia y pesadas cargas en el acompañamiento. Y además, esas carencias generan para ellos y su entorno un sufrimiento que no siempre encuentra alivio. Pero también porque el encuentro con el sujeto autista es una enseñanza única sobre el ser hablante.

La causa del autismo se mantiene, corre a nuestro cargo. ¿Cómo vamos a responder?

A %d blogueros les gusta esto: