Navegando por
Etiqueta: Foro sobre autismo

PRESENTACIÓN

PRESENTACIÓN

La presencia social del autismo plantea hoy una problemática a diversos niveles: Se habla del autismo para referirse casi exclusivamente a la infancia; los signos que describe el difundido TEA son ya tan amplios que hacen difícil definir sus fronteras en la infancia, pero también después de ésta; cuanto mayor debate sobre la terapéutica más exitosa, mayor invisibilidad también de aquellos casos que no mejoran como estaba previsto.

No existe entonces ni un discurso ni un método que se ocupe a día de hoy de los adolescentes y los adultos con autismo. Tampoco esos métodos reeducativos que vociferan para la infancia sus “evidencias científicas” se han ocupado de realizar un seguimiento sobre el destino de los niños tratados con sus técnicas, que corroborarían así las cifras de éxito que proclaman.

El real de la pubertad irrumpe entonces para poner a prueba la docilidad del autista educado. Suceden para algunos de ellos verdaderas crisis subjetivas, intratables para la familia y sin respuestas eficaces por parte de la administración. Aquellos autistas que no han encontrado la estabilidad que permite habitar el mundo son considerados así casos graves, irrecuperables y segregados en instituciones más o menos coercitivas, sometidos a una única respuesta institucional: la contención física y medicamentosa. Con la adolescencia y la edad adulta se terminó entonces con la pregunta por el autismo.

Pero, ¿Qué destinos toma aquel autismo que fue diagnosticado en la primera infancia? Son conocidos aquellos casos que respondieron bien a las propuestas terapéuticas ofrecidas. Y son conocidos también aquellos que encontraron, por sus propios medios, un modo de inscribir su síntoma en el vínculo social. Sin embargo, ¿Dónde se encuentran los autistas para los que la estabilidad que necesitan cuestiona todo tipo de modelo asistencial existente? Ese autismo, aquel que es resistente a cualquier abordaje terapéutico o reeducativo es, de hecho, la respuesta a la pregunta “¿Qué es el autismo?” Y es la excepcionalidad de cada uno de estos casos la única aproximación posible que los psicoanalistas tomamos seriamente.

Una prueba de ello son las diversas instituciones creadas en las últimas décadas por psicoanalistas de orientación lacaniana, que demuestran cada vez que la institución puede convertirse para el adulto con autismo en un otro permeable a su síntoma. El valor de invención de estas instituciones merece en estos momentos elaborarse y transmitirse a la luz tanto de las guías de “buenas prácticas”, como de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre las “medidas integrales basadas en la persona”, y la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

Nos encontramos ante una cuestión fundamentalmente política a la que la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis responde con la organización de este nuevo Foro internacional, que lleva por título “Después de la infancia. Autismo y política” y que tendrá lugar en Barcelona, el 7 de abril de 2018.

Bajo los auspicios de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, convocamos a los políticos concernidos por el tema y a la ciudadanía en general a este foro de debate, que contará con la presencia internacional de psicoanalistas de orientación lacaniana, de asociaciones de padres de personas con autismo, de profesionales diversos que sostienen su práctica e investigación a partir de la pregunta por el autismo más allá de la infancia, y de sujetos que dan testimonio a su modo del real al que se encuentran confrontados.

 

Comité asesor:

Miquel Bassols (AMP), Domenico Cosenza (EFP), Flory Kruger (FAPOL), Enric Berenguer (ELP)

Comité científico:

Agnès Aflalo, Lizbeth Ahumada, Christiane Alberti, François Ansermet, Luisa Aragón, Paola Bolgiani, Vilma Coccoz, Mariana Alba de Luna, Bruno D’Halleux, Antonio Di Ciaccia, Elizabeth Escayola, Dominique Hovoet, Éric Laurent, Jean-Claude Maleval, Marita Manzotti, Nicola Purgato, Jean-Robert Rabanel, Jean-Pierre Rouillon, Jesús Sebastián, Bernard Seynhaeve, Alexander Stevens, Silvia Elena Tendlarz, Yves Vanderveken, Gracia Viscasillas.

Comisión de organización:

Soledad Bertrán, Lucía D’Angelo, Eduard Fernández, Erick González, Marta Gutiérrez, Marta Maside, Regina Menéndez, Jorge Sosa.

Neus Carbonell, Iván Ruiz (directores)

Adhesiones personales al Manifiesto de Minerva

Adhesiones personales al Manifiesto de Minerva

minerva-neptune-halle
a 17 de diciembre de 2015
ult. actualización 18/03/2016 a las 13:30 hs.
(Formulario de adhesiones
al final del listado).
***
Nombre, Profesión-Oficio-Afinidad
Rikardo Acebo, Presidente de la Asociación Profesional de Psicomotricistas.
Aixandri Núria,  CDIAP Granollers.
Anna Aromí, psicoanalista, coordinadora de la Secció Clínica de Barcelona, miembro de la ELP.
Miquel Bassols, psicoanalista, presidente de l’Associació Mundial de Psicoanàlisi.
Mar Calado, presidenta de l’Associació de pares i mares Centre L’Alba (Barcelona).
Santiago Castellanos, psicoanalista, Presidente de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.
Eugenio Díaz Massó, Director Area Social de la Fundació Cassía Just, Responsable de programas para adolescente en riesgo (FCJ), Coordinador Xarxa d’infans i adolescents de Cornellà (XIAC)
Enric Font, director del Centre d’educació especial Vil·la Joana (Barcelona).
Marisa Girós, Bioquímica, PhD en ciencias por la UAB, miembro de la Junta de la Asociación TEAdir
Daniel de Léon, director del Centre L’Alba (Barcelona).
 Vicente Palomera, psicoanalista, coordinador de la Secció Clínica de Barcelona, miembro de la ELP, Doctor por el Departament de Psychanalyse Université Paris VIII
Josep Maria Panés, psicoanalista, miembro de la ELP, presidente de l’Associació Catalana d’Atenció Precoç.
Javier Peteiro, doctor en medicina.
Luis Alba Rodríguez, Psicólogo clínico, en el servicio Vasco de Salud.
Elisabet Sánchez, directora del Centre educatiu i terapèutic Carrilet (Barcelona)
Francesc Vilà, psicoanalista, miembro de la ELP, Director Sociosanitari i Responsable de Recerca i Desenvolupament de la Fundació Cassià Just.
Gracia Viscasillas, psicoanalista en Zaragoza, miembro de la ELP y AMP, miembro de la Asociación de padres, familiares y amigos de personas con autismo TEAdir-Aragón.
Pietat Abizanda Aguado,
Isabel Alonso Martín, Psicóloga Clínica Psicoanalista, Miembro de ELP.
Isabel Alujas Marin,  psicòloga, coordinadora àrea sociopedagògica del Centre de Día del Centre L’Alba,
Anna Andreu, psicòloga.
Begoña Ansorena Anza, Psicoanalista miembro de la ELP y AMP. Psicóloga CDIAP Sant BOI de Llobregat,
Vilma Coccoz, psicoanalista miembro ELP y AMP. Responsable del Observatorio de Políticas del autismo de la AMP,
Neus Fuster Pons, Pedagoga i Terapeuta Familiar, directora del CDIAP Baix Camp-Nord i Priorat,
Antonio García Cenador,
Carlos Giménez Aisa, Padre de un joven con autismo y socio de TEADIR-ARAGÓN.
Julio González, psicólogo clínico en un centro de atención a personas con diagnóstico de TEA. Psicoanalista, miembro de la AMP y de la ELP,
Marta Gutiérrez, Psicòloga CDIAP Sant Boi de Llobregat i a l’Associacio TEAdir
Cristina Laborda Franca, madre de un joven con autismo y socia de TEADIR-ARAGÓN.
Ramon Miralpeix Jubany,
Manuel Montalbán Peregrín, profesor titular de la Universidad de Málaga, psicoanalista, miembro de la ELP y la AMP, y docente del ICF.
Mireia Pardo Serrano, Psicóloga CDIAP Granollers,
Marta Prat de la Riba,
Carlos Rey, psicoanalista.
Rosa Ruiz Larzabal, especialista en Psicología Clínica. Psicoanalista miembro de la ELP y de AMP.
Gleuza Salomon, psicoanalista en Rio de Janeiro
Marta Serra Frediani, psicoanalista
Ricard Vancells, Psicòleg. CSMIJ La Selva
Rafael Villanueva Ferrer, Psicólogo Clínico y Logopeda. Asesor y consultor CDIAP Granollers y CDIAP Caldes
José Carlos Palma Martín, Psicòleg clínic, especialitzat en Psicopatologia Infantil i del Adolescent.
Sabina segarra mateu, Psicòloga del CDIAP del Maresme
Erick González, Psicólogo, interviniente en los espacios de práctica entre varios de TEAdir.
Paula Vincent, Psicoanalista (miembro de Espai Freud)
Karina Piluso,
Eduard Fernández Guilañá,
Pía Nebreda, Psicoanalista. Miembro de la ELP y la AMP. Miembro de la Junta de TEAdir – Euskadi
Marta Berenguer, Periodista. Participant de l’Institur del Camp Freudià a Barcelona
Gemma Gallart Batalla, Psicòloga. Associació Reintegra de Lleida
Angelina Graell, psicoterapeuta psicoanalítica.
Auba Fortuny, Psicòloga, psicomotricista i mestra.
Mariela Roizner, Psicoanalista, socia de la comunidad de Cataluña de la ELP. Psicóloga en el CDIAP de Sant BOI.
Montserrat Serra Cailà, psicologa,
Emília Colomer Amat, Professora de Primària i llicenciada en Història de l’Art.
Carme Guillén Sangrà, Psicòloga Clínica
Enric Berenguer, psicoanalista, miembro de la ELP y de la AMP.
José Angel Rodriguez Ribas, Doctor en Medicina. Profesor Universidad de Wales/EADE. Psicoanalista. Miembro de la ELP/AMP. Psicomotricista. Formador de la ASEFOP.
Mayte Roqueta, psicóloga clínica, psicoanalista, miembro de la EPFCL
Magne Fernandez-Marban,
Mª Teresa Lozano Alcobendas,
Arseni Maximov, psicoanalista en Barcelona
Almudena Collantes Martínez,
Francisco Javier Cepero Rosa, Psicólogo Clínico en La Unidad de Salud Mental Infanto-juvenil de Granada y Socio de la ELP en Granada
Antonio González, pedagogo y Director General de la Institución Balmes SCCL.
Cristina Sarduy Gainza, Madre de una persona con TEA
Lola Puente, madre de persona con TEA
Betina Anahí Ganim, Psicoanalista en Palma de Mallorca
Feli Benítez, Educadora infantil
Susana Ortigoso García, Psicóloga especialista en psicología clínica en la USMC Valle del Guadalhorce, Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga.
Silvia Tolchinsky, Psicóloga clínica en la Institución Balmes
Claudia Rivas Peña, Psicóloga, interviniente en los Talleres de TEAdir.
Daniel Tejedor Tarriño, Educador y Psicólogo
Pedro Gras,
Gemma Ribera Ureña, Psicóloga clínica y Psicoanalista. Miembro de la ELP. Coordinadora Equipo interdisciplinar Fundación Antoni Cambrodí.
Liliana Tolchinsky, Profesora Emerita en Lingüística General de la Universitat de Barcelona.
Antonia Gómez Flores, Pedagoga. Cofundadora de AISE. Socia de la sede de Sevilla de la ELP.
Elizabeth Escayola Freixa, Directora de la comisión organizadora del Foro en 2010: “Lo que la evaluación silencia. Un caso urgente: El autismo”. Psicóloga clínica y Psicoanalista. Centre L’Alba 1997-2015.
Irene Armengod, psicóloga con experiéncia con chicos con trastorno autista,
Ana Goiricelaya Indurain, Madre de un joven de 19 años, con TEA, Presidenta de Teadir Euskadi. Enfermera en Osakidetza – SVS
Yolanda Sarsa Manresa, Psicóloga, Educadora y Directora de los centros de educación infantil Patinete
Adriana Fabiani, Psicoanalista. Participante SLP. Milano.
Mª Pilar Lopez de la Garma, Psicóloga clínica y Maestra. Miembro de la ELP. Directora de los C.E.I. Patinete de Zaragoza y profesora de apoyo terapéutico en el espacio Torreón de Zaragoza.
Juan Jesús Ugarte, Psiquiatra en el Servicio Vasco de Salud. Miembro de la ELP y AMP
Regina Menéndez, Psicóloga CDIAP Sant Boi
Pere Pérez Olarte, neuropediatra dels Cdiap de St. Feliu de Llobregat i Granollers.
Eduard Pagès Rabal, Farmacèutic
Núria Riba Rossy,
Luis Miguel Carrión López, Psicoanalista – Psicólogo clínico
Montse Ruiz Berzosa, Terapeuta psicoanalista, miembro del CA de ACCEP.
Ricard Millieri Riera, Psicòleg-Psicoanalista- Europsy
Beatriz Martín Sevilla, Educadora del CEI Patinete
Elba Camina Matesanz, Treballadora Social i Psicòloga. Psicòloga del CDIAP Equip 40, del Baix LLobregat.
Celia Anglés, Psicóloga, Directora del CDIAT Actur y Actur 2. Fundación Atención Temprana. Zaragoza
María José Olmedo, Psicologa Clínica, Unidad de Salud Mental Comunitaria en Granada; Psicoanalista, miembro de la ELP y la AMP
Jesús Sebastián Blas, Médico. Psicoanalista en Zaragoza. Director gerente de la Fundación Atención Temprana
Inma Guignard-Luz, Psiquiatra y psicoanalista. Nacionalidad: hispano-suiza.
Soy Antonio Celma Juste, Psicólogo Clínico de Zaragoza.
María José Bajén, Psicoanalista, miembro de la ELP.  Jefa de Servicio de Atención a la Infancia y la Adolescencia del Gobierno de Aragón
Raquel Comps Gómez, Educadora infantil
Eva Burillo Beltrán, Psicóloga. Trabajadora de fundación Atención Temprana en Aragón.
Cristina Pendás García, Logopeda y maestra de audición y lenguaje.
Sandra Pax-Cisternas, Psicologa- psicoterapeuta FSP (Federación suiza de Psicólogos). Psicoanalista  en Ginebra Suiza
Chiara Mangiarotti, psicoanalista, miembro de la Scuola Lacaniana de la Psicoanalisi, presidente de la Fondazione Martin Egge Onlus, Venezia.
Antonio Lorente Gracia, Psicólogo Servicios Sociales Comunitarios
Paloma Larena Colom, Psicoanalista, miembro de la ELP y de la AMP. Psicóloga Especialista en Clínica. Profesora Asociada del Departamento de Psicología y Sociología. Universidad de Zaragoza. Psicoterapeuta en la Fundación Atención Temprana.
Maria José romea Montañés, Logopeda – Fundación Atención temprana. Zaragoza
Mayse Romea Montañés, Directora del Centro de Atención Infantil “Las Fuentes”
Elisa Escolano Fuertes, Psicóloga
Sandra Franco Sanjuán, trabajadora social.
Victoria Burriel Navarro, Psicóloga, Orientadora escola pública.
Vanesa Gómez Bailo, Soy trabajadora social en Fundación Atención Temprana (Zaragoza).
Francisco López Moreno, Psicólogo
Fernando j. Laguna Arranz, Psicólogo, Psicoterapeuta en Atencion Temprana
Concepción Ramo Cervera, Psicóloga clínica
Mamen Garcés Trasobares, Soy educadora en el CEI Patinete de Zaragoza.
Amaya Ortiz de Zárate, Psicoanalista; profesora universitaria (Facultad de Psicología UCM); directora de la revista de cultura Trama&Fondo
Mónica Gorenberg, Psicoanalista.
Elizabeth Palacios Garcia, Médico Psiquiatra
Diana Hidalgo Jiménez, psicóloga en consulta privada y coordinadora del departamento de clínica de AAPIPNA (Asociación Aragonesa para la Investigación Psíquica del Niño y del Adolescente)
Patricia Sanz Valer, Terapeuta Ocupacional y Psicoterapeuta.
Alejandra Boullón Gómez, Psicóloga residente en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza.
Natalia Larraz Rábanos, Psicóloga y profesora
María Carmen Conca Moreno, Psicóloga especialista en Psicología Clínica. Psicoanalista.
Rosa Serrano Muñoz, Historiadora del Arte. Artista educadora-gestión cultural para personas con necesidades especiales.
Nieves Cuadra Pérez, Profesora de Psicología Social en la Facultad de Educación de la UZ
María Jesús San Juan, Presidenta de TEAdir Aragón. Madre de una persona con autismo
Antonio Morenete Vega, Psicólogo Clínico. Psicoanalista. Salud Mental Area VI Murcia. H.G.U. “Morales Meseguer”.
Maria Andrea Guzman, Psicologa clínica. Practicante del psicoanalisis lacaniano
Juan Carlos Ríos Carrégalo, Psicólogo Clínico, psicoanalista. Miembro de la ELP y de la AMP.
Soledad Székely Schlaepfer, Psicóloga
Pilar Bordonaba Beltrán, Trabajadora social en Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana, Bajo Aragón y Alcañiz.
Nuria Victoria Porcar Ferrer, Psicóloga Del CDIAT Bajo Aragon-Caspe de Fundación Atención Temprana
Pilar Lopez  Pison, Logopeda. Directora CDIAT Portillo-Delicias
Mariana Alba de Luna, miembro de la asociacion de padres y amigos de personas autistas, LA MANO EN LA OREJA, Francia, psicoanalista miembro de la ECF et AMP, Hermana de una persona autista
Ana Baucells Antoñanzas, Directora y Psicologa Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana Jiloca-Moncayo (Calatayud)
Sara Mª Escuín Leal, Logopeda
Alexandra Villuendas Sanz, Psicóloga
Chus Gómez, Psiquiatra, X.S UHR Psiquiatrica Hospital de Piñor. Ourense. Psicoanalista miembro ELP-AMP
Irene Lamaña Molina, Maestra de educación especial
Paula Segarra Palazón, Enfermera
Cora Aguerre,
María Luisa de la Oliva de Castro, psicoanalista
Maribel Aranjuelo, psicoanalista
Maria Àngela Gallofré, licenciada en psicologia, psicoanalista, membre de la ELP i la AMP.
Quico Gurrera i Magrané, Treballador Social CAS Baix Empordà. Vinculat a la Psicoanàlisi Lacanià de fa anys.
Manel Rebollo Claveria, psicòleg clínic i psicoanalista, membre del Fòrum Psicoanalític Mare Nostrum i de l’Escola de Psicoanàlisi dels Fòrums del Camp Lacanià, docent del Seminari de Psicoanàlisi de Tarragona.
Montserrat Pallejà Domingo, psicòloga clínica i psicoanalista. Sòc membre de l’Escola de Psicoanàlisi dels Forums del Camp Lacanià i del Fòrum Psicoanalític Mare Nostrum. També docent del Seminari de Psicoanàlisi de Tarragona i d’ACCEP- Barcelona.
Lucia Viloca Novellas, psiquiatra, psicoanalista SEP.
Marga Gibert, psicóloga clínica, CDIAP Igualada
Julia Ferrer, psicóloga
Mireia Pardo Serrano, Psicóloga CDIAP Granollers
Inés Rosales Manfredi, Psicòloga Clínica
Adoración Granados Martínes, pedagoga-logopeda
Xisca Mora Coll, Treballadora Social
Maisa Campos, mestra, psicòloga i psicoterapeuta (ACPP, FEAP i EFPA)
Claudia González Aja, Psicóloga/Psicoanalista
Júlia Ferrer Gibert, Psicóloga infanto-juvenil,
Francesc Xavier Campamà Compte.
Catalina Mayans Tur, Psicòloga
Ana Martínez Westerhausen, Psicóloga clínica y psicoanalista
Clotilde Pascual Maza, Médico Psiquiatra, Psicoanalista (Escuela de Psicoanálisis de los Foros del Campo Lacaniano)
Paula Díaz Fernández, Médico
Xavier Esqué, psicoanalista, miembro de la ELP y de la AMP. Coordinador de la Red de Formación Continuada del Instituto del Campo Freudiano en España. Supervisor Clínico de los CSMA Nou Barris, Masnou y Calella.
Núria Dueñas Guasch, psicòloga clínica del CDIAP Rella de Barcelona
Gustavo Dessal, Psicoanalista
Anna Sedano Ruiz, Psicologa
Carolina Iglesias Vázquez, Psicóloga
Victòria Hernández Alié, Filósofa
Antonio Ceverino Domínguez, Psiquiatra. Psicoanalista. Presidente de la sección de Psicoanálisis de la AEN.
Margarita Jordana Llobet, Psicòloga Clínica
Margarita Alcamí Pertejo, Médico psiquiatra
Pilar Roig Bermudez de Castro, Psicologa clinica
Gustavo Stiglitz, Médico Psiquiatra – Psicoanalista. Coordinador de la Nueva Red Cereda en Argentina.
Adriana Testa, AME de la Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL) y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP).
Marcel Vives i Ingla, estudiant de psicologia
Rosa Gómez Esteban, psiquiatra
Daniel Betancor Pérez, Médico Psiquiatra
Carlos Harkous Peña, psiquiatra.
Itziar Cabieces Ibarrondo, Psicóloga clínica en Centro de Salud, Atención Primaria de Leioa, Bizkaia, Osakidetza / Servicio Vasco de Salud.
José Miguel García Martín, Estudiante de psicología. Afín al psicoanálisis de orientación lacaniana.
Soraya González Rábago, Psicóloga. Residente PIR en Hospital Puerta del Mar de Cádiz
Cecilia Saviotti, Psicóloga Clínica – Psicoanálisis. Miembro de “Psychological Society of Ireland” & “ICLO-NLS”
José Mª Prieto Fernández, Médico Titular de APD en Atención Primaria. Jefe Local de Sanidad de Monforte (por oposición). Ex-Vicepresidente del Colegio Oficial de Médicos Lugo.
Ricardo Rubio, Médico adjunto de la Unidad de Psicología Clínica y de la salud del Hospital General Universitario de Valencia
Sonia Vaccaro Ceccarelli, Psicóloga clínica/sanitaria
Maria Antonia de Miguel,
Ana Cibeira, poeta
Mónica Marín, Psicóloga Especialista en Psicología Clínica
Howard Rouse, Psicólogo.
Anna Hernández Adeva, Professora
Francisco Fernández Domènech, Professor
Carmen Julian Giner, Psicoanalista
Montserrat Serra Caila, psicologa
María Teresa Muñoz Jiménez, profesora, psicoanalista
Rosa María Ruiz Larzabal, Psicología Cínica. Psicoanalista. Miembro de la ELP-amp
Jaume Francesch i Subirana, Psicòleg Clínic, Psicopedagog,
Marta Abeledo Perez, Asesora Financiera
Silvia Cortes, Realitzadora
Edgar Ruiz Acero, Padre
Paul Hammond, Artista
Ana Forcada Domenig, Profesora
Cecilia Hoffman Homs, psicoanalista, psicóloga
Antonio de la Cueva Delgado, psicólogo clínico
Lydia Lossa Chacón, psicóloga
Marcelo Fernández Oriol, Médico y Psicoterapeuta
Lourdes Rius Ortiz, Psicóloga
Oscar Reymundo, Psicoanalista
Pablo Hidalgo Correa, Estudiante
Leonardo Sebastián Aragón Castilla, Cocinero
Fernando Martín Aduriz, Psicólogo Sanitario – Psicoanalista
Maria Guevara Alvarez, Cocinera
Jose Pareja, Maestro
Antonia Castilla Rodriguez, Autónoma
Salvador Rodríguez González, Policía local
Andrea Reboredo Barrios, Estudiante de Ciencias del Mar
Rocío García Chaves, Presidenta de AISE, Asociación para la Inclusión Social y Educativa
Juan Luis Borda Elejabarrieta, Facultativo Especialista, Psicologo clínico. Osakidetza,
Manuela Castilla Rodríguez, Maestra, Psicopedagoga
Assumpció Lluis Pons, psicóloga clínica-psicoanalista
Mercedes García Corominas, Psicomotricista
María Teresa Muñoz Jiménez, profesora, psicoanalista
Iván Ruiz Acero, Psicoanalista
Lierni Irizar Lazpiur, Psicoanalista
Liliana Rocca, Psicoanalista
Elena Torres, psicóloga
***
Nombre Apellidos Profesión-Oficio-Afinidad
Claudia de Miguel Bonet educadora social-terapeuta familiar sistémica.
Pablo Cardona Pintos Psicólogo Clínico
Maria Neus VALLS CAMPANALES LOGOPEDA (ATENCION TEMPRANA)
Laia  Vidal Porta Mestra d’Educació Especial, Pedagoga, Cap d’estudis del Centre d’Educació Especial L’Estel-Can Bori
Andrés Brunelli psicólogo en la red pública de atención a persona con trastorno mental grave y en consulta privada
Mª Luisa Rodriguez Ogando psicoanalista y ORIENTADORA EN LA RED PUBLICA DE EDUCACIÓN
Sergi Vilardell Falcón Psicòleg
Mercedes  Campillos Alonso Psiquiatra
M.Dolors Cos i Busquets Psicòloga. Psicoterapeuta.   Psicoanalista IPB
Teresa Altimira Miralpeix Psicóloga Clínica i Psicoanalista
Guillem Pailhez Vindual Psiquiatre
Angels Petit Pons Especialista en psicología clínica-Psicoanalista
Francisco José García Collado Doctor en Filosofía y profesor.
Àfrica Martí i Biosca Professional sanitària : Psicòloga en despatx privat, i monitora en taller ocupacional per a persones amb autisme i greus trastorns de la personalitat
Miguel Ángel Alonso Rodríguez Funcionario jubilado
Jesús Biurrun Profesor emérito de Psicopatología en la Facultad de Psicología de la Universidad del País Vasco/EHU
Rosa Godínez Psicologa Especialitat Clínica, Psicoanalista
Marta Ruiz i Aguilar Psicòloga del CDIAP ASPACE
Ana Martínez Calvo psiquiatra
Francisco Helguera Bueno Comercial
Mª Soledad Acero del Río Profesora
RAQUEL JIMÉNEZ SERRATO PSICÒLOGA Y DOCENTE
MARIA DE LA PAZ SÁNCHEZ CALATAYUD PSICÓLOGA/PSICOANALISTA
Beatriz Tomey Abedul Orientadora infantil y preimaria en un centro público.
Ricard Giménez Martret Educador social, Postgrado en Salud Mental Colectiva
Irantzu Petuya Sirés Pedagoga
Iñigo Martinez profesor de secundaria
Jorge Lastra Psicòlogo
ISABEL VILLA OTAOLA FERROVIARIA
Fátima Uribe Guinea Psiquiatra
Teresa Crespo Castells Equip d’Assessorament Psicopedagògic, L’Hospitalet de Llobregat
Sergio Aldo Rodríguez médico, especialidad en Psicoanálisis
Mariano Marcos Bernaldo de Quirós Médico psiquiatra
Laura Arbós Simó auxiliar administrativa
María Concepción Tejero López Psicóloga Atención Temprana. Terapia Gestalt.
Andrés Fernández Expósito Psicólogo-Psicoanalista
Carme Musquera Musquera Psicòloga
ÁNGELES PALACIO SACIDO Psicóloga-psicoanalista
Victoria fernandez garcia Psicologa clínica, psicoanalista
Laurent Ballery psicoanalístaen Cergy (Francia), y psicólogo
Eva Van Morlegan Lafranchi Psícologa. Psicoanalista
María-Cruz Estada Aceña Psicoanalista, Especialista en Psicología Clínica
Francisca Carrasco Cabrera Psicóloga Clínica y Psicoanalista
Marcela Antolínez Curieses Profesora
María Reula Baquero psicóloga  y psicoterapeuta con consulta privada en Zaragoza
Catalina Martín Gómez Psiquiatra  y  Psicoanalista  experta en el área infanto juvenil en el Hospital de día – centro educativo terapéutico de Leganés.
Cristina Lozano Soto Psicóloga y Psicoanalista
AIDA PARDO RODRÍGUEZ Diseñadora
Maria Milagros Rodriguez Valdonedo Directora: Gabinete de Psicología. Y Psiquiatria
Alberto Romero Santamaría Médico Psiquiatra
Natividad Domínguez Zorroza Educadora social
Lucía López Santamarina Psicóloga, Psicoterapeuta psicoanalítica
Anna Aymamí Soler Metgessa
Susana Viar Psicóloga​
Gemma Vidal Puig Psicóloga
Luisa Caceres Goyos Psicoanalista Mallorca
Mª Inmaculada Capllonch Gamundi Psiquiatra, con amplia formación en técnicas y teoría Psicoanalítica
Marina Beatriz Millán Conchello Psicóloga
Núria Magrí Carles Psiquiatra
Núria Merenciano Saladrigas Lingüista Clínica, Logopeda
Esther Villalbos Targa Psicóloga
Eva Balada Payeras Psicóloga y Naturópata
Rosa Gómez Esteban Psiquiatra
Enriqueta Sebastián Lasaosa Psicóloga Escolar
***
NOMBRE APELLIDOS
Magdalena Acero
Felicitat Acero del Rio
Isabel Agell Luque
Mari Aguez
Carlos Agulló
Guerau Agustí Llop
Teresa Ainoza Aviñó
J. Ortega Albors
Balbina Alcácer Pons
Laia Alcañiz Julià
J. Teresa Almeida Falcon
Isabel Alvardo Montesdocea
Margarita Alvarez Villanueva
Ana Alventosa Calatayud
Lluïsa Andreu
Rosario Anton Colines
Maria Graciele Arce
Susana Areitio Cañada
Javier Ares Fernandez
Eulàlia Arias Pujol
Ricard Arranz
Ana Ascheri
Pilar Avilés Jiménez
Javier Bailly
Zahra Bailon Garcia
Yolanda Baixeras Borrell
Helena Balada Arias
Emilia Balaguero Berndus
Montse Balcells Fomellad
Carmen Balgañón Lamota
Merçè Baliu Farriol
Eva Bállega Higueras
Alexis Baratta Marsal
Josep Barau Tomàs
Erika Barba
David Barbero Domeño
Gemma Barnés Torras
Conxita Baró Aezo
Rosa Maria Barrachina Nebet
Daniel Bartra Urpí
Nuria Basart Bagot
Rosert Basart Bagot
Lidia Batista Ortega
Mª Teresa Batlle Casas
Montserrat Bellicer
Marcela Bernal
Marta Bernat Masat
Guillem Bigas Pujol
Carolina Blay Gonzalez
Gergana Bocislanova
Carmen Bono Vosseles
Ana Buscarons Alcoriza
Vivian C. Gonçalves
Carla Cabo Ventura
Laia Cairó Piqué
Jordi Calaf Clemente
Laia Calaf Ferré
Pau Calaf Rosés
Rosa Calvet Romani
Agustí Campos López
Pere Camps
Laura Canedo
Carmen Caparrós Garres
Yolanda Carrasco Garcia
Angela Casals
Sergi Casaponsa Marcé
Carmen Castel Fernandez
Cristina Castelló Torra
Laura Castellsagués
Carles Celis Gibert
Marta Cequiel
Gemma Cervera Sanchez
Francisco Javier Chamorro Miró
Myriam Chang Ramos
Clara Chavarria
Fabiana Chiesa Marchisio
Mª Carmen Collado
Emilie Colomer Amat
Mª Dolores Conde Sanchez
Montse Corbella Llenas
Rosa Costa Company
Estibaliz Cotos
Raquel De Oñate Medina
Sonia Delgado Anton
Dolors Delgado Hervás
Angie Diaz
Jorge Divins Ribera
Josefina Divins Ribera
Montse Domingo Bosch
Josep Dominguez Moreno
Isabelle Durand
Zigor Egiarte
Joan Escuté Fusté
Maria Espejo Sanchez
Marta Espot Boronat
Mª Carmen Fabelo Marrero
Roser Fabré
Emilio Faine Navarro
Francisca Falcó
Olga Federico Roda
Mª Cruz Fernández
Bernardo Fernandez Negrín
Valéria Ferreira
Iolanda Ferreres Sebastià
Ariadna Flotats Puig
Enric Fogo Gayán
Laura Font Negre
Anna Font Rovira
Luciana Fracchia
Maria Franch Puig
Montse Freixas Aruní
Francesc Frigola Esteve
Pilar Gabriel Pascual
Àngels Gallego Latorre
Mª Carmen Gallego Romero
Ignasi Galter Junyer
M. Carmen Garcia
Juan Garcia Calderon
Anna Garcia Cuscó
Gema Garcia Gonzalez
Hèctor Garcia Guillén
Lara Garcia Guillén
Josefina Garcia Marin
Núria Gay Puig
Joan Salvador Gelabert Rigau
Esperanza Gimenez Serrano
Marta Gisbert Vilo
Ferran Gomez Marti
Sonia Gonzalez Andres
Anna Grau
Nuri Grau Colom
Elvira Guilaña Palanques
Ester Guillen López
Rogue Hernandez
Carles Herrera Bravo
Misericòrdio Hinojorico Medina
Núria Ibáñez de León
Luis Ibáñez Ortiz
Pamela Idrobo Dueñas
Myriam Jané González
Laura Jiménez Divins
Cristóbal Jiménez Jiménez
Lourdes Jimenez Ordoñez
Silvia Juli
Barbara Kamerman
Jose Manuel Latre
Dussari Laurence
Sonia Lavado Nicolau
Mª Isabel Lázaro Gil
Mercedes Le Monnier
Fabiana Lifchitz Shilman
Anna Llavero Gurrea
Silvia Llorca Llopis
Paula Lloret Muñoz
Mª Rosa Lluis Badia
Alberto Lopera Auvión
Eva Lopez
Marta Lopez Algás
Daniel Lopez Altimiras
Fayna Lopez Canales
Juliana López Gimenez
Victor M. Lopez Llopart
Alba Losada Parella
Ceres Lotito
Montse Lozano Angles
Héctor Lozano Colomer
René Lozano Colomer
Dora Malfaz Ortega
Aatherin Mallungo Rincon
Walter Mallunzo Tavara
Carla Marco Serrano
Isabel Marcos Calvo
Anna Margais Quintana
Pau Mariz Antoni
Anna Márquez Justicia
Mª Angeles Martin
Juanma Martin Espinosa
Miriam Martín Ruiz
Alex Martinez
Olga Martinez
Martínez Bayón
Elisenda Martinez Cuartero
Lola Martinez Fernandez
Laura Mónica Martinez Martinez
Belen Maside
Marta Massip
M. Salut Masuidal Rey
Magda Mataix Simon
Silvia Mayoral Requena
Rosa Meca Lavin
Montse Medalla
Conchita Mesa Cabrera
Marina Mestres Martorell
Júlia Miralbell Blanch
Mª Carmen Molina Diaz
Graciel.la Monés Balaguer
Soledad Monserrat Roggero
Montserrat Montagut Mora
Margarita Montaner Amoros
Mercè Morillas Expósito
Àngels Morral
Paula Moya Viñas
Paloma Muñoz Alonso
Carma Murcia Gomez
Adriana Mutra
Rosa Maria Nadal Mestres
Maria Natera Molies
Elisabeth Naval Garcia
Juanma Nogales Rivero
Mercedes Nuñez Tardáguila
Carme Olbradors i Samarra
Jeroni Oliva Plans
Santiago Oliver
Fracisco Ortega
Ana Ortega Jiménez
Mª Angels O’Shanahcen Juan
Marta Paccillas Roger
Alfonso Padilla Escobedo
Leticia Palacio Requena
Martí Panès Julià
Rosa Maria Parcerisas Joué
Josep Mª Pascuet
Marta Pascuet Candalia
Joan Pascuet Casals
Jordi Pascuet i Casals
Blanca Pastó Serra
Asunción Pastor Moreno
Montse Pastor Puyol
Francisco Pavon Fernandez
Mireia Perelló Compte
Eduard Perez
Mira Perez
Sergi Pérez
Emilio Perez
Maria Perez Claeys-Bouuaert
Maria Perez Gutierrez
Laura Perez Lopez
Anna Pérez Sabater
Sergi Pérez Sabater
Elisenda Perucho i González
Ana Plaza Mocales
Magda Pole Maseda
Francesc Poquet
Vanessa Postigo Poveda
Maria Poveda
Marta Prat de la Riba
Fernando Pumar Rudilla
Luisa María Quesada Martínez
Lidia Ramirez
Marta Ramirez Rubio
Lorena Ramos Guillén
Laia Rebled Volant
Mónica Recio Crespo
Berta Requejo Baez
Anna Retana Acrecija
Àngels Ribé Parejo
Ramon Rico Carbonell
Perfecto Rico Cerdá
Isabel Ridaura Pastor
Francesc Ripon Drets
Maite Roca Andreo
Sandra Roda
Carolina Rodríguez
Mª Carmen Rodriguez Gamito
Ana Rodriguez Plaza
Natàlia Roig Cervera
Carla Rojo
Adolfo Roldan
Samanta Roldan
Magda Roman Julià
Javier Rua-Figueric Suarez
Flora Rubio Sancho
Nuria Rubios Admetlla
Santiago Rueda Montoya
Guifré Ruiz Acero
Miriam Ruiz Milla
Edilberto Ruiz Narváez
Isabel Ruiz Rico
Nuria Ruiz Ruiz
Balbina Sabater Pons
Josep Sabater Pons
Montserrat Sabater Pons
Mª Teresa Saéz Roig
Ana Salcedo Pujantell
Flavia Saldivia C.
Oscar Sánchez
Vanessa Sanchez Lopez
Anna Rosa Sanchis Franch
Eduard Sandalinas
Silvia Santaegeria
Inocencia Santamaria Mendez
Míriam Santana Ruiz
Guillem Sardà Palomera
Montse Satorres Badia
Nora Selvi Miralles
Montserrat Serra Cailà
Mercedes Serrano Soria
Rocio Sides Galan
Angela Solé Glaria
Amda Stoicescu
Gerardo A. Suarez Hernandez
Lucía Suárez Lopez
Elisenda Termens Solé
Josep Torrent Pelegri
Raimon Torres Tornel
Carme Trepat
Montse Trepat
Tali Vaimberg Lombardo
Verónica Valero Escudero
Luis Valle Quesada
M. Dolors Valls Sirera
Ana Velázquez Padrón
Alejandra Velazquez Romo
Susanna Vendrell Feixas
Mariella Venturella
Nati Veraguas Aguilera
Antoni Vicens
Rosa Maria Vicente Cruañas
Patricia Vidal
Laura Villalonga Alsina
Lucia Viloca
Dolors Vique Ginés
Eva Viudes Quiles
Raquel Yubero Alarcón
Rosa Alba Zaidel Berger
Roque Zamorano Duran

***

nombre apellidos afinidad
mariano almudevar dieste medico jubilado
Alejandra González Ruiz Psicóloga
Joan Andreu Bajet i Royo Psicòleg Clínic, psicoanalista
Beni Feligreras Viedma Psicopedagoga
Jaume Francesch i Subirana psicopedagog – EAP B-26 Martorell
Josep Daviu Freixes Psicòleg, psicopedagog  EAP, actualment jubilat
Gabriela Peralta Psicoanalista y Docente
EVA MARIA Garcia Segura Estudiante psicologia y psicoanálisis
SILVIA VENTURA FARRÉ ventura farré psicóloga clínica-psicoanalista
Rodolfo Rojas Psicólogo Clínico
Rosa Maria Guàrdia i Cassà psicologa
Norma Ros Castro Psicóloga Clínica
Irene Lopez Domench Psicologa
Paula Yruegas Psicologa
Alicia Reinoso García Psicóloga
Susana Dicker Psicoanalista
Gabriela Díaz de León Psicoanalista
Ana Cesario psicoterapeuta psicoanalítica
Karina Salinas Gallardo Psicóloga-Psicoanalista
MARLON YEZID CORTÉS PALOMINO Analista practicante – Asociado a la NEL – MEdellín. Equipo Clínico Corporación Ser Especial – Profesor Facultad de educación Universidad de Antioquia – Colombia.
VANESSA PALOMAR Marketing
Anna Montilla Santana Médico
Jesús Caldera Alonso Psicoanalista. Psicólogo
Chiara Mangiarotti Psicoanalista
Narcís Ensesa Cabot Psicòleg, membre de la FEAP
Elisa Alvarenga Psiquiatra e psicoanalista
Rouillon Jean-Pierre Directeur du Centre thérapeutique et de recherche de Nonette (France)
Isabelle Durand Psicoanalista, Psicóloga Especialista en Psicología Clínica, Docente del Intituto del Campo Freudiano
Maria del Mar Collantes Martínez Trabajadora Social
judith Roitenberg Psicologa – Psicoanalista
Andrea Georgina Perez Orue Lic.Psicologia Psicoanalista
Patricia Zalazar Martínez Docente en Equipos de atención temprana
Silvia Bautista Salgueiriño Licenciada en CC Políticas
Alicia Arce docente
laura formento somare psicologa
Annika Warm Profesora Colegio Alemán de Barcelona
Alejandro Velázquez Romo Psicólogo clínico en la UME de Sant Boi, Institución Balmes
Dolores García de la Torre Profesora de FP, psicoanalista
Asun Tajahuerce Alastuey Profesora
Laura Kait Psicoanalista y Miembro del Equipo de Coordinación de UMBRAL, Red
Isabel Soro Bolinches psicoanalista
Mónica Flores Pérez Estudiante de Psicología
Matilde Molina Ferragut  psicoanalista
Graciela Briceño Ruiz Psicóloga, práctica privada.
Nuria Garcia Landin Pedagoga, Psicomotricista del Instituto de Psicomotricidad de Vigo
Rosa Rey Pousada Psicóloga Clínica
Maria Luisa Badell Folguera Interiorista
Joan Vila Badell Asesor fiscal
Elena Lobato García Picóloga
sandra monfort fernandez pedagoga
Inmaculada Hijano Conejo Psicologa CAIT de Antequera (Málaga)
Pilar González Pedraza Psicopedagoga-Psicoanalista en el CAIT de Antequera (Málaga)
Aldara Camba López Psicopedagoga especialista en audición y lenguaje
Elena Acosta Martínez Psicoanalista
Marta Golanó Fornells Psicòloga Clínica. Doctora en Psicología. CDIAP-Eixample-Sant Gervasi  –  Fundació Catalana Síndrome de Down
Ángel Frías Perles Maestro de Educación Primaria
Elena GUAL Dalmau Pedagoga terapeuta
Sonia Fuentenebro Antón Psicóloga
Ruth Pinkasz Psicologa. Psicoanalista
Sergio Porcar Grangel Fisioterapeuta
David Martínez Olivé Docente
Marc Vila Badell Comunicador sensibilizado con el autismo
Sandra Aurora Muñoz Garcia Psicomotricista, Formadora, music i clown
Gonzalo Font Alonso Abogado amigo de la psicología
Yolanda Gonzalez Cámara Psicoanalista. Psicóloga Especialista en Psicología Clínica
Jose Carlos Miñones Caamaño Funcionario
Almudena Collantes Martinez Terapeuta en Atención Temprana. Psicoanalista
Jesus Pardo Quiroga Guía de turismo
Sara Pardo Serrano Politóloga
Josefina Serrano Briones Guía Turística
Luisa Moi Psicóloga
JUANA CALLEJA MARTIN psicóloga clínica
Amparo Roca Zamora Economista
María Carballo Novoa Psicóloga Clínica
Fina Giménez Hernández Mestra de Ensenyament Primari i Psicòloga
Amparo Maquieira  Prieto Profesora E.Especial Psicologa
M.Angeles Martin Alcalde Psicóloga
Marcos Ramírez Rodríguez Licenciado en Psicología
Dolors Castells Carné Psicòleg
Montse Torres Bori Fisioterapeuta
CARME PAMIES FABREGAT pedagoga i logopeda
maria de la escosura del prado Psicologa clínica
Sonia Fournier Sánchez Psicóloga Clínica. Unidad de Salud Mental Sedavi. Conselleria de Sanitat de la Comunidad Valenciana
Manuela Yerbes Murillo Terapeuta Ocupacional
Maria Nieves Figueiras Neira Psicóloga
Juana de Maya Espin de Maya Espín pensionista profesora
Marta Cabezas de la Fuente Comercial
meritxell gimeno hernandez terapeuta ocupacional y psicomotricista
Marian Lora Toro Psicoanalista, psicóloga especialista en  psicología  clínica
Eulalia Nuñez Peral profesora
Josep Copoví Robles Responsable manteniment
Jessica Cosano Garcia Aux. Administrativa
Montserrat Pessarrodona Perarnau Psicòloga
Elena Vazquez de Castro neuropsicóloga
Marie-Jose ASNOUN Psychanalyste
Telma Bertone Bottazzi Comerciante
Fernando González Serrano Psiquiatra y psicoterapeuta
Mercè Quesada Pàmpols Psicòloga
Pietat Abizanda Aguado Psicologia Clínica
Nuria Marcet Ballber Jubilada
Montserrat Canudas Ramoneda Psicòloga Clínica
Consuelo González Vega Psicoanalista – psicóloga Clinica
andres galemiri león Psicólogo
nerea Gibert psicòloga
María Graciela Arce Educadora
Mamen Garcés Trasobares educadora
Silvia Pomares Gómez-Elvira Psicóloga Sanitaria
Kilian Yarey Garcia Psicòleg
Montse Gallofre Bellido Pedagoga
ISABEL IBAÑEZ fisioterapeuta
MARINA Puigdellívol Verdejo Psiquiatra
Carlos Raichman Arquitecto
anna rosa sanchis franch logopeda
Arantza Egurcegui lorza Profesora
Noelia González Zamorano Psicóloga
Mònica Ibáñez González Docent i traductora
Aitor Rios samblas Pre-psicologo
Silvina Inés Molina psicoanalista
Nina Christensen Comunicación
Segundo Moyano Mangas Educador social y Doctor en Pedagogía. Director del Grado en Educación Social de la UOC
Leticia Zamorano García psicóloga, Centre hospitalier François Tosquelles, Saint-Alban, Francia
Regina Debón Pinto Debon Pinto psicologa
Estefania Montiel Terapeuta Ocupacional
Montse Faus Griso Psicòloga
Susana Bamonde de Espona Farmaceutica
Miguel Ángel Diví Castellón Responsable Académico Máster en Musicoterapia Universidad de Zaragoza
JOSE LUIS CASTAÑO SALDAÑA TECNICO EN AUTOMOCION
Maria Dolores Montalban Ferrer Psicologa
Xisca Mora Coll Treballadora Social
Esther Morell Berges Psicòloga
Natalia Torres Najarro psicóloga
CAROLINA MARTINI Psicóloga.
Mª Elisa Otero Puza mestra
Maria Díaz Núñez Funcionaria
Sara Pestaña Vidal Estudiante
Mariona Recasens psicóloga
Jordi Homet i Carbó Psicòleg – Mestre
Marta Ferrer Aleix Psicóloga
Silvia Callejas Catalán terapeuta ocupacional
Ana Gomez Gomez Psicóloga
Esther Arias Psicologa
Mª Lourdes Martín Lorenzo Profesora-Pedagoga Centro de personas con autismo
Silvia Gloria Pazos Psicoanalista
Marta Otazu Marroquín PT en un aula de TGD
Elsa María Pérez Gutiérrez Psicoterapeuta psicoanalítico
Paz Cereijo Vázquez Terapeuta familiar
Ana Fernando Montero Pedagoga
María José De la Torre Campo Psicóloga Clínica -Psicoanalista
elida grande psiquiatra
Guillem Sas Prats Psicólogo
pedro castro rivas estudiante arte y fotografo
Luis Álvarez Morán Ingeniero
Carlota Orobitg Llop Psicologa
Gabriel Roel Psicoanalista Practicante Asociado a la Nueva Escuela Lacaniana Sede México Ciudad de México
Ruth Fuentes Serrano Psicologia
Ruth Fuentes Serrano Psicologia
ana maria queijeiro bello veterinaria,estudiante psicologia 2 años
Andrea Viviana Rodríguez Erazú Trabajadora Social
Graciela Alicia Currás psicoanalista. Coord. Equipo El Duende. Buenos Aires. Argentina
Graciela Amorín O\’Neill Maestra de Artes Visuales -Licenciada en Psicología-Psicoanalista jubilada-Pintora
Veronika Basch Psicóloga,acompañante terapeutico
Francisco Hidalgo cardiel Jubilado
Margarita BlascoVazquez Psicóloga clinica
Teresa Blanco Domínguez Auxiliar enfermeria. Licenciada en psicología. Participe en Sección Clinica de Escuela
Sequero Vico Amores psicóloga sanitaria.
Miriam Atienza Mañas Psicóloga Sanitaria
susanna calvo prats psicòloga
maria luisa morales murcia comercial
elida grande argudo psiquiatra
Soledad Cervera Publicidad
Marta Gutiérrez Lengua psicóloga y terapeuta ocupacional
Ariadna Pañella Nello Psicologia
maria victoria fernandez molina profesora
Isabel Martinez Ingeniera
Irene Sáez Larrán psicologo
Luciana gonzalez afinidad
Maria del Rosario Alonso Martin Medico de Familia del Sergas
Cristina Pradillo Estudiant psicologia
Maria Garcia Fernandez MIR Psiquiatria
Margaux Costas Consultor
marlene velasco saez psicologa y acompañante terapeutica
ISABEL EIZAGUERRI BURILLO LOGOPEDA
catalina comas colom terapeuta ocupacional, estudiante de psicologia
INMACULADA ESTHER ERRAIZ MARTINEZ funcionaria administrativa
Adriana Ferreres professora
CECILIA BARCELONA PO PSICOMOTRICISTA/FISIOTERAPEUTA EN ATENCION TEMPRANA
Eva Marquilles Núñez de Arenas Psicologia
Mònica Freixes Marimon Fisioterapeuta
Nora Tamaryn Said Psiquiatra infantil/psicoanalista
Evelina Cañadas Hita Manipuladora
AZUCENA MARTÍNEZ RUIZ PSICÓLOGA-ORIENTADORA
Carlota Clavería Bel Estudiante
Pilar Vilagut Macià vilagut macia Psicoterapeuta y profesora de educacion especial.
Marta Pascual lainez Químico
Mariella Venturella Psicologa
Aitor Montenegro Ingeniero de Sistemas
M.Isabel Barcia Rojo Psicóloga. Psicoanalista
Laura Benéitez Casado Ingeniería Informática
Elena Fieschi Viscardi Psicoterapeuta, psicoanalista, Departament d\’Analisi de Nens i Adolescents de la SEP, Formació i Recerca Carrilet
Maria Ramos Barrufet Psicòloga General Sanitària
Iria Rodríguez Fernández Trabajadora social- socia sede Elp A Coruña
Maria Eugenia Insua Diaz Psicoanalista.Psicologa Clinica.
Claudia Mena Valenzuela Psicóloga
carmen ferrandiz ferragud Psicologa Clinica y Escolar en consulta privada y colegio concertado. Psicoanalista .
Anna Pastor Carranza psicòloga i logopeda
Anna Pastor Carranza psicòloga i logopeda
Beatriz Maroto Izquierdo ingeniera
José Miguel Leo Barragán Educador Social
María jesus Ena Sanchez Auxiliar de clinica
Isabel Montes Lles Psicoanalista
Antonio Pérez Gracia Quimico
M. Soledad Fontecha Fresno Psicologa
Laura Pérez ena Psicóloga. Directora del CDIAT \Cinco Villas\” de Fundación Atención Temprana.”
Lucía Guzmán Caso de los Cobos Psicóloga
Laura Mier Pèrez Profesora
Marta Benitez Brañas Psicologia
Ana Sanz Pensionista
Margarita garcia martinez Educacion
Mar Calado Florencio administrativa
Aurelio Moreno Cabra pensionista
Mar Calado Florencio administrativa
Mar Calado Florencio administrativa
Elena Echevarría Arce Profesora
Pol Albiñana Saigí Psicomotricista
Esther González parra Educadora bressol
miguel valle del olmo ingeniero
Paula Mena Estudiante de Psicoogía
Carlos Crespo Pérez Funcionario (Consejero técnico)-Ingeniero Telecomunicación-Derecho-Historia
Juan Luis Martín Ortega Funcionario
Francisco Arias Andrade informático
LEONORA TROIANOVSKI GUERSCHANIK Psicóloga
Africa Ferrer Administrativa
Vital Arce Echevarría Especialista en psicología clínica
Cristina Alvarez Fontecha Funcionaria
Silvia López Quintela Psiquiatra
Rebeca Abad García Psicoanalista
Rosario perez alves enfermera
Sonia Arribas Professora Humanitats Universitat Pompeu Fabra
Josep Sanahuja Bella psicólogo
Balbina Tudela Alcacer maestra de educación especial y logopeda
Marcelo Jorge Edwards Pecoraro Psicólogo y Psicoanalista
JUDIT COLOM TARRAGO Educadora social i psicopedagoga
Ana Alvarez Fontecha Psicologa clinica autismo
Antonio Castilla Cabrera psicólogo clínico, psicoterapeuta
Rosario Flores Fuentes Psicóloga Clinica
Esther Quiroga Gutierrez Psicologa
Laura González Martínez Psicóloga psicoanalista
Cipriano Luis Jiménez Casas Psiquiatra – Psicoanalista miembro de la AEPP
Eulàlia Bullich Catà de la Torra mestra i logopeda
Jorge del Río Coll Psiquiatra psicoanalista
Irene Birules Muntane Psicóloga Clínica
Blanca Granada ybern Psicóloga clinica
maria lleras de frutos profesión
carlos moisés vicente lara psicólogo
karina Bacelar pereira Psicologa especialista en psicología clinica
Aldara Pérez Alonso Periodista
Silvia Ardanuy Subías Psicóloga infantil
MARIAM MARTIN RAMOS PSICÓLOGA CLÍNICA-PSICOANALISTA
Luis Bamonde Rodríguez Pediatra
Eva Grau Catalá Psiquiatra
Rosa Garcés Trasobares Psicóloga, Especialista en Psicología Clínica. Psicoanalísta
Anna Casino Moreno Psicóloga clínica
miriam alonso Cecilia residente de psicología clínica
JORGE SÁNCHEZ CABEZALI Funcionario Justicia
Ana Moro lópez Psiquiatra
Paula Román Castillo Psicóloga clinica
Itziar Sánchez Garigorta Psicóloga
María Sánchez Hortal Psicóloga
Sara Izquierdo Psicóloga clínica
Javier Pérez Alves Economista, amigo del Psicoanálisis
Juan Roger Font Moldes Profesor
Ana Alonso Martín Enfermera Especialista en Pediatria, Servicio Galego de Saúde
Iciar Castellano Arambilet Estudiante
Miguel José Castellano García Medico
belen arambilet merino Psicologa especialista en Psicología Clínica
MERCEDES GARCIA GALLEGO Orientadora laboral
MARGARITA LOREA ESTOMBA Psicóloga
Cipriana Díaz Martín Maestra de Educación Primaria
Ana Maria Santana Garcia Psicologa clinica
Ana Maria Santana Garcia Psicologa clinica
Elena Herrero García Psicóloga
Paloma López Martín Profesora
BEGOÑA ECHEBARRIA IZAGUIRRE PSICÓLOGA CLÍNICA
ROSA MARIA RUIZ LARZABAL Psicóloga Clínica – Psicoanalista
pere perez llobet blogger
Antonio Escudero Nafs Psiquiatra infanto-juvenil. Centro de Salud Mental de Majadahonda. Hospital U. Puerta de Hierro Majadahondahi
Georgina Benito Sánchez Maestra de Educación Especial: Pedagogía Terapéutica
Maria Jesús Longo psiquiatra
Cristina Montesdeoca Suárez Maestra
Begoña Conde Bordes Psicologa
Begoña Fernández García Profesora de música en ESO
Luz Fernández García Psicologa-psicoanalista
Montse Ortiz Martín Professora orientadora
cristina vidal cañardo psicóloga
Nora Ubaldini Maghid Psicólogo
Manuel Almendro Psicologo clinico, Doctor en Psicologia
María Antonia De Miguel Garcia Psicóloga Clinica
Mila Herrera Bastida Psicóloga clínica
Maria Paz San Miguel , Perez Psicólogo Clinico
Hebe Tizio Osicologa
Sofia de la Maza Pérez Educadora social-Psicòloga
BEATRIZ GARAVELLI CORBACHO PSICOLOGO CLINICO
Maria Lluïsa A professora
Maria Lluïsa Aleu Cortasa professora
Itziar Cantera Sojo Psicologa clinica
Ascen Etayo Zorzano Psicologa Clinica
JOSEP MARIA BRUN GASCA PSICÒLEG CLÍNIC, ESPECIALISTA EN AUTISME
Ignacio Herba fid Profesor
Ana Berta Jara Segura psiquiatra infantojuvenil
Irati Santamaria Intxausti Psicóloga psicoterapeuta
Izaskun Etxebarria Izagirre Psicóloga clínica
leonia fabbrini castigli psicoterapeuta
VERÓNICA RAMÍREZ MEJÍAS PROFESORA
Susana Guillot Hevia Orientadora Educativa
Itxaso Peña  Gonzalez psicologa
Glória Zegrí Boada Psicòloga clínica, psicoanalista de la Societat Espanyola Psicoanàlisi
Idoia De Los Bueis Psicologa
Sarai Caneda Martín Psicología
Mariona Castells Palau Pedagoga terapeuta
Aurora Valderrama Eguiluz Psicóloga
Roq ue Prego. Dorca Presidente Seccion Infantil. AEN
Roque Prego  Dorca Psiquiatra y Psiquiatra Infantil
mina benkhouya ama de casa
Leire Martin Asorey estudiante
José naria Cardona vidal Medico
Victoria Eugenia Benítez Mena Licenciada en Psicología. Orientación Cognitiva-conductual
María Jesús Larrauri Ugarte Psicólogo
Amanda Goya Pinto psicoanalista
Pilar Alonso ortiz Psicoanalista -(Jubilada)
Maria del Mar Perez Alonso Psicologa clinica
mercedes Barreneche Albareda Trabajadora Social
Merce Ferrer Bandres Psicologa
Elvira Garrido Martinez psicoterapeuta
JESÚS MARÍA DAPENA BOTERO Médico, psiquiatra y psicoanalista
José Enrique Ema Profesor Universidad de Castilla-La Mancha
Joan Muntané Seuba Educador social
Lluis Gallart Gallego metge
Rosana Moyano Ciurans psicóloga
MERCEDES DE JAIME SALVADOR Psicóloga
Paloma Azpilicueta Aguilar Psicóloga clínica-Psicoterapeuta
Angeles Velázquez Garcés Psicóloga
 Paula Estévez Psicologa
Chus Gómez Rodriguez Psicoanalista Psiquiatra
Raquel Cabrerizo de Diago Neuropediatra
Isabelle Durand Psicoanalista, Psicóloga Especialista en Psicología Clínica, docente del Instituto del Campo Freudiano.
Pascual Palau Subiela Psicólogo Especialista en Psicologia Clínica
BERNAT SANCHEZ GREGORI Psiquiatra
Reyes Bosque Biarge Psicopedagogía eap
Laura Abadía Huguet psicóloga
oscar mendez lopez profesor
MARIA JESUS lopez fuentes maestra
Laura González Fernández Maestra Audición y Lenguaje.
Guillermo Gorostiza Vidal psicólogo y psicomotricista
Elvira Valls psicòloga
Susana Brignoni Psicóloga clínica. Psicoanalista.
Andreu Orra Prat Psicopedagog
Lluís Isern Sitjà psiquiatra
Juana Zorrilla Bueno Fashion designer
pilar Sarrias Batista Pedagoga con 40 años de trabajo en Centros especificos: Guru, Carrilet, Bellaire.  Actualmente jubilada
Jonathan Rotstein Bajo Educador Social
Diego Barroso Mendoza Psicologo
Irene Bañó Pérez Pedagoga
Eva Castro Álvarez psicóloga  clinica
Mònica Navarro Alomar Maestra de Educación Especial
Jose Manuel Moreno Remiro educador
kepa matilla diez psicoanalista
Lorena Oberlin Rippstein Psicoanalista-Psicóloga
Javier Centol Lozano Psicologo
Luis Mauri Mas Psiquiatra
Rosa M Salas Professora
Cristina Bigas Espona Psicòloga
ROCÍO RAMOS SÁNCHEZ MAESTRA
María Elihacer FERNÁNDEZ BENITO Funcionaria
Patricia Silva Campos Estudiante
teresa calzada lopez mestra edu.especial
Raquel Palomares Ramos Educadora colegio educación especial
Concha Lechón Psicóloga. Psicoanalista
María José Aleu Cortasa Psicologa clínica. Col. 0867
Loreto Mundó Domínguez Psiquiatra infanto-juvenil
Jaume Clupés Horta director generel del Centre de Formaió i Prevenció de mataró
Isidro Rebollo Conejo Dr. en Psicología
sònia Lázaro Pérez Psicòloga
Xenia Ortega Psicóloga-psicopedagoga
Ester Campos lopez Pensionista
Manoli Rodriguez Diaz Mestra d\’educació especial
Carmen Alonso Erro Psicóloga clinica.psicoanalista
Montserrat Canudas Psicòloga
Meritxell Perez Beltran Licenciada en Psicologia
Enrique Delgado Huertos Profesor Titular de Universidad
Maria Teresa Pi Ordóñez Psicòloga clínica
Agustín Celaá Avaro Psicólogo Clínico
Maria Amanda Goya Pinto Psicoanalista
Juan Jesús Ugarte Maurolagoitia Psiquiatra(Osakidetza-Servicio Vasco de Salud)
vanesa ruiz alvarez educadora
Eva Gloria Cozzetti Sueldo Psicóloga Especialista en Psicología Clínica
Laura Palu Lopes Psicologa- Psicoanalista
Nuria Dueñas guasch Psicòloga clínica
JOSÉ LUIS ROMERO CUADRA Psicólogo
ESTHER MANSO MARTIN Psicóloga, Psicopedagoga y Profesora de Orientación Educativa
Gemma Bertran Montané psicologa
Miquel Gómez Marcillas Psicòleg psicoanalista
Mercè Mabres Boix Psicòloga clínica
manuel almendro Psicologo clinico
Adoración Cofreces blanco Cuidadora
Antonia Mostazo Plano Maestra de Educación Especial y Psicomotricidad
Miriam Renedo Cófreces Nutricionista
Pablo Villate Rodríguez Psícologo Especialista en Clínica
virginia Rios cofreces dependienta
virginia Rios cofreces dependienta
Teodora Plaza Hurtado Teleoperadora
Pau Martinez Psicologo clinico especialista
Cristina Beirán Rodríguez Maestra
daniel HERNANDEZ CAMPORRO Asesor de Telecomunicaciones
Marta NAdal Puig psicologa
Andrea Podzamczer Michalewicz psicologa
anna gomez mercadal psicologa
Jorge Domínguez Racionero Camarero- pdicomotricista
David Fernandez Jimenez Ingeniero
Núria Clotet Serra Psicopedagoga i mestra amb nens i nenes amb autisme
Lorena Fretin Psicoanalista
Albert Bach Castilla Educador Social
Ricardo Gallego Luis Médico psicoanalista
gloria maese ventosa treballadora social
Miren Casares Pinzolas Psicóloga
Carlos Cattaneo Estudiante
Natividad Soler Ulecia Sus labores
Carlos Alberto Gracias Schnider jubilado
FELICIDAD MANZANEDA VIVO MESTRA D\’EDUCACIÓ ESPECIAL
Javier Bolivar Jimenez Psicologo Clinico
vanesa ruiz alvarez educadora
Blanca Sanchez Alvarez maestra
Marina en Claudia Averbach Provisor Psiconalista
Maria Dolores Codon Herrera PSICOLOGA
Luis Álvarez Martínez Psicólogo Sanitario
Beatriz Ruiz Perez Educacion
Ana Chavarrías Rodríguez Psicóloga, Terapeuta Gestat, psicoterapeuta Integrativa
Segundo Manchado Romero Psiquiatra, psicoanalista
Isabel Castellanos Psicóloga Clínica-psicóloga-humanista
Oscar Padura unanue Abogado
Patricia Ballestrino Fumera psicologa terapeuta
paula tabuyo educadora social
Rafaela Diaz Villalobos Psicóloga
Elisabet Cuatrecasas capdevila psicòleg clínic
Eva Mozo Grau Médico y Psicoanalista
Javier Naranjo Royo Psicólogo
Juan Luís quesada martinez otorrinolaringólogo
Cristina Marquina Palacios Psicologa
Montserrat Vicente garriga Psicologo clinico
Pilar Caballero Martínez Psicóloga
JOSEBA  KOLDO SARASUA BERGARA Educardor
Olga Correas Suarez Psiquiatra
Teresa Maria Mañosa Mas Psicòloga
Emilio Lorente Sobrino Actor
Francisco González García Psicólogo
Diego Dobal Lorenzi Pdocologo
Juana Durán  Pérez Educación Infantil.  Voluntaria de la asociación A.I.S.E  en Chiclana de la Frontera . Cadiz
Lourdes Chacon Bueno Psicoterapeuta
Alba Egido Vila fisioterapeuta
Patricia Lombardi Soulier psiquiatra, psicoanalista
montserrat verdura milian Logopeda centre d\’Educació Especial
sacri sobrino mora CAP ADMINISTRACIO
Soledadp París Turmo Médico Psicoterapeuta Psicoanálista
Sonia Torregrosa Garcia Terapeuta Ocupacional
Cristina Rodríguez  arévalo Educadora
MªVictoria Pachón Esquinas Maestra de educación especial .
Beatriz Bonanata Galera Psicologa
Barbara Lilli Roller Terapeuta ocupacional Formadora de basale Stimulation
María Gabriela Spina Lic. en Psicología
Ana Lucas Galindo Psicoterapeuta, Profesora de matemáticas y analista de riesgo crediticio.
Maria Saracho Rotaeche Licenciada en CCEmpresarialesl
Anxela López leiceaga Licenciada en derecho
Pepa Galíndo Ruiz Educadora
Florencia Diaz Navarro educadora
isabel Garcia Alonso Profesora universidad de Burgos
Josefa Elisa Alcaraz Iniesta Psicologa
Oian López Gorricho Psicólogo Clínico
Esther Martí Vergé Docente
Maria Antonia Rebolledo Cuerno Restauradora
Menchu Ruiz Parra Auxiliar de Enfermeria
Eulàlia Bassedas Ballús Psicopedagoga
Carolina Martini Psicóloga
Marta Lozano Miró Educadora i psicomotricita
Carmen Grifoll de la Esperanza Psicóloga especialista en Clinica-Psicoanalista
Maria Victoria Téllez González aux. enfermeria
Teresa Auserón Marruedo Parada
José García Gomez Herrero
Yolanda Roldan González Peluquera
Yolanda Roldan González Peluquera
ANTONIA AMEZ RODRÍGUEZ Profesora de Psicología
Maria Cristina Bruno Psicóloga
Maria josefa lopez rodriguez Antropología
JOSEP DANIEL Saqués i Garnatxe Psicologo
Elia Agulló  Rico Maestra
Elia Agulló Rico Maestra
Begoña Madariaga Ormazabal Trabajo Social
Consuelo Angulo Educadora especializada – Formadora
M. Teresa Castilla Castilla Psicóloga
Antonio Martin Cuadrado Enfermero
ANA ISABEL ZABALA URTARAN psicologa clinica
Aroa Gamez Pineda Maestra y psicomotricista educativa y terapeutica
Renata Cuchiarelli Psicóloga
Felix Rueda Soler Psicoanalista
Montserrat Díaz Jové Treballadora social
M. Inmaculada Nieto Ferre pscoanalista. psicologa clinica
José Ignacio Ibañez Aramayo Psiquiatra
LUIS FERMIN ORUETA ALVAREZ PSICOLOGO
Natalia Diaz Mateo Educadora social
Isaac Monereo Cuscó Agente de viajes
SARA MANCHADO HUESO Especialista en psicomotricidad
Cristina Idarraga ugarte Profesora de musica
Ivette Iglesias Rodriguez Educadora social
Irene Matencio Ruiz-Peinado Educadora social
Martin Diaz Freiria Estudiante
Blanca Amez Rodriguez Psicóloga. Psicoanalista
america planas ruiz psicoterapeuta
Oscar Valero Alvarez Administrativo
Josep Badell Malumbres Psicologo
inma triviño alba trabajadora social
Alba Alcázar Rodríguez Diseñadora
Yosune Estevez Administrativo
Carme Montore Perez psicologa
Maria Fuster Martinez Psicologa Clinica
Consuelo Bartolome Tejedor Psicoterapeuta
JESÚS RODRÍGUEZ ESCUDERO Técnico Ing. Químico
Ana Gomez Gutierrez Psicóloga Clínica
Marcos Cánovas Profesor
Margalida Socias Bennasar Psicòloga
Arrate Gomez Lizarralde Madre de niño con autismo y Enfermera
Francisca Torrecillas Gonzalez Trabajadora Centro disminuidos psíquicos
Sandra Ramos Méndez Vetlladora
Leire Santillán Luzuriaga Diseñadora
Cristina Cristobal Mechó Psicóloga
Josep Puig Ventura Psicólogo educativo
Carme Bonada Gomà Gestora cultural
Joan Rosell Solano Naturista
Sonia Caja Psicóloga y Terapeuta psicomotriz – Psicodinámica y otros
LAIA Blanqué Catalina psicóloga
Josefa Herrera Fernández Profesora Secundaria
Marina Gómez Prim Fisioterapeuta
María Trinidad Pascual Fernandez Profesora Universidad
Mariona Torres López Estudiante grado pedagogía
Joaquín Caretti Ríos Psicoanalista
Isabel Cerdán de Frías maestra
Elena Saura Portillo Enfermera
Marta Porté Enfermera
Bárbara Morer Bamba Psicóloga Clínica Sistema Aragonés de Salud
Ester Palahí sitja Psicòloga psicoterapeuta
Cristina Garcia Baeza Treballadora Social
Marta Vila-Puig Morera Educadora social
nuria Valentí arbos periodismo
Aitziber Zuñiga Ruiz Psicologia
Eugenio Calderon Comunicaciones
Antoni Boladeres Martinez Jubilat
Laura Gallardo Vergara Estudiante de Pedagogia. Educación.
Luna Scala Jurista
Xabier Cuesta aguirresarobe Abogado
Aurora Morilla Psicologa
Ángela García Valdés jubilada
carmen nebrrda perez licenciada en historia
Ana Cecilia Gonzalez psicóloga
Marina Mestres Martorell Psicologa y fisioterapeuta
Elisa Franco Candel Docente
Josefina A1randa  Armengod Profesora de Filosofia
Josefina Aranda  Armengod Prodeso
Marta Subirana Garcia Profesora
Carmen Valuen\’a Medina Bibliotecaria
Toni Gonzalez Claramunt Minero
MARGARITA MÁRQUEZ   ARANDA professora d\’educació especial
José Angel Roca Laborda Psicólogo Clínico
Vanina Mintz Psicóloga
Francisco Ventura Fernández González Profesor de Enseñanza Secundaria
Alba Gros Santasusana Periodista
ANA Garcia FUERTES Fisioterapeuta y psicomotricista pediátrica
Paloma Montosa de Prado psicologa. comunicacion y márketing
Jordi Quintana Albalat Profesor de la Facultat d\’Educació, Universitat de Barcelona
Jose Luisntuña  Cruz Antuña tutor educación especial
Anabel López Psicóloga
sandra gomez Sahuquillo auxiliar de enfermería
inAKI BARRUTIA ARREGI psicologo
Josep Maria Sauret Sumalla Director d\’orquestra
Alba Cabanas iglesias Terapeuta ocupacional
Rosa Meseguer Zaplana fisioterapeuta/psicomotricista
Neus Montserrat Educadora social y psicopedagoga
Joan Garcerà Belenguer mestre/psicóleg
Anna Vidal Calsina Psicóloga
Rebeca Abad Milán Trabajadora Social
Jordi Moreno Medina Trabajador social
Marta González Jiménez Auxiliar vuelo
Monica Ferrero vega Mestra
PATRICIA NEBREDA PEREZ Economista
Luisa Calvo arbildi Profesora de Secundaria
esther roig key account manager
Mireia Pedrocchi Nogueras Educadora social
german nebreda Pérez Ventas
Trinidad Cámara Palop Psicóloga Clínica
aurora Balmaseda Martín profesora filologa
jordi tudela fernandez pedagogo
Santiago González Amar Psicòleg
Isabel Sánchez Costa Psicopedagoga
Lluis Vizcaino Soler Psicopedagogo
Bernat Dalmau Bomber
MARIA CRISTINA CARINO DALMAU docente directora de escuela publica – jubilada
Ricardo Correa Estañ Médico – padre niño con TEA
Raul Legarre Rincon Economista
Nuria Farrés Martí Psicòloga
Encarnación Olivares Luna Auxiliar Técnico sanitario/Familiar de un niño autista
Frosso Meletiou Fonccionario
Blanca Tàrrega Esteller psicologa
Juan Angel Larbán Vera Psiquiatra y psicoterapeuta
Alberto Martinez Duran Empresario
Pere Puges Educador social
M.Carmen Rubio García administrativa
Mercedes Garcia Motos Psicologa
Nerea Alburquerque Macias Aux. De Enfermeria
Verónica NEBREDA Perez Medico Pediatra
Sandra Macias Administrativa
Anna Xartó Torán Educadora Social
GARAZI MUGURUZA psicóloga
Carme Molina Hermoso Psicomotricista
MªCristina Valverde Ibáñez Maestra. PT en un Aula Estable de Primaria
Lourdes Jover Sierra Trabajadora social
Lourdes Jover Sierra Trabajadora social
Cristina Lopez padulles Terapeuta ocupacional
Rosa Mª Miró Rovira Pedagoga
Miranda Diaz freiria Educadora
Oscar Solsona meseguer Psicoanalista
TERESA COLOMER SIMON Psicologa espercialista en psicologia clinica. Responsable del Centro de dia de salud Mental infanto juvenil de Movera. zaragoza
Anna Barcelo Educadora social
Isabel Castillo madre
Nuria Monreal del Castillo mestra
NOELIA MARTÍN DOMÍNGUEZ Psicopedagoga CDIAP ASPANIDE
larraitz loiarte azkue trabajadora social
M. Cruz Díaz Massó administrativo
Anna Bermejo navajas Educadora social
Miriam Pintado Leal Psicóloga
MARGARITA PORTELA BARREIRO Auxiliar Admtva (trabajo en servicios sociales desde hace 22 años)
Isabel Noguera Perea Psicóloga
susana arbizu alonso profesora
montse sabe pou mestra de primaria
Núria Ocaña Ferrando Mestra
marta portela barreiro educadora social
Regina Nebreda Perez Administrativa . Madre
Izaskun Aurrekoetxea Bergara Trabajadora Social
Francisco Antonio Menchón Martínez Psicólogo
Ruben Coll Roca Funcionario
Maria Baladas Ortí Terapeuta ocupacional
Laura Martinez Logopeda
Sílvia Vidales i Compte Treball social
MARINA Marin Garcia Estudiante
Victoria Baño Lorente Pedagoga
Oscar Martin Perez Psicólogo
Yolanda Covarrubias Cerezo Mestra d\’educació especial
Rosa Celdran Psicóloga
Emilio Manuel Cuenca André Jubilado
asuncion pie balaguer profesora
Ada Vidal Bueno Educadora
Miguel Salas Soneira educador social
Anna Maria Esteve Aregall Treball Social
María del mar Guirao Marín Psicóloga
ester oliva pascual psicologia
Norbert Pijoan Negre Profesor
José Luis Lucas Saorín Prof. Filosofía
María Jesús Sánchez Madre
Aitor Cazorla Martinez Maestro, acompañante en proyectosndeneducacion libre
María carmen Plaza perez Orientadora educativa
Eva Antonio González Psicóloga
Ester Aranda Salom Fisioterapeuta y psicomotricista
iolanda vives peñalver psicoterapeuta psicomotriz
Victoria Luna Martinez Informatica
Patricia Ballén Profesora
Anna Rabadan Barea Psicologa General Sanitaria y Psicoanalista
Alberto Richart Audiovisuales
Miren Ariño Altuna Docente, psicóloga y trabajadora social
Mercè Rodriguez administrativa
Eva Tobajas Torrubiano Psicóloga
Mireia Garcia Mira Psicomotricista
TERESAV TAXONERA CACHO Orientació educativa EAP
Marcel Cortada Esteve Psicólogo
Carme Estivill Bachero Mestra d\’ed. Especial
Teresa Torva jordan Psicopedagoga
Maria Neus Homs Sanchez Psicòloga general sanitaria
Carme Nonell Musicoterapeuta
Jordi Miró Bover Arquitecto
jesus gomez nuñez administrativo
María Mijangos fdz de pinedo Psicologa
Gemma Castells psicologa
Abel Gasol Tolsa psicomotricista
Abel Gasol Tolsa psicomotricista
Carmen Sofia Martinez Ramos Psicóloga sanitaria
Patricia Butler García Maestra
Miriam Bermejo Gonzalez Psicomotricista
Pedro Nebreda Pérez Ingeniero
Monica Jiménez Gonzalez Funcionaria
roser ferre giralt directora d escola i pedagog
Laura Vioque garcía Pedagoga
Meritxell Llorens Psicomotricista atencion precoz
Silvia Aznar Vacas Psicóloga
Maria Méndez Pérez Psicóloga CDIAP
Mónica Jiménez de la Fuente Educadora social, psicomotricista
Gemma Vidal Puig Psicóloga y enfermera
gemma massana psicòloga CDIAP Caldes de MOntbui
Garazi De Ayala Barguilla Educadora y arteterapeuta
Carolina Tarrida Farré Psicòloga
Tatiana Simal Galindo Psiquiatra
Jessica Jara Bravo Psicoanalista, Guayaquil-ECU.
Azucena Abad Milán Psicopedagoga, tutora aula educación especial
Ana Moreno Psicóloga
Mercedes Cruz Mundet Profesora
Teresa Pongiluppi Junca psicopedagoga
Ana Parra Egea Psicologa en un CET
Anna Puig Segura Psicologa
Carmen Cruz Mundet psicoanalisis
Blanca Cervera Rico Psicoanalista
José Manuel Nebreda Pérez Empresario
Eva Ventura Pinkasz Psicóloga
ELENA CALANDRIA ORTIZ trabajadora social
DIANA ECHEVERRÍA PASCUAL Psicóloga
Joaquín M@ NEBREDA PÉREZ Doctor en Derecho
José Zabaleta Arbelaitz Muselogo
Enrique Goicoechea Salazar Economista
Rosa Ruiz Larzabal Psucología Clínica Psicoanalista
pilar anguita gutierrez fisioterapeuta-psicomotricista
NEKANE URRUTIA ARTECHE Traductora
Jaime Castro Jurado Psicoanalista
LUCIANA FRACCHIA Psicóloga. Psicoanalista
José andres Perez egido Parado…..
Ruth Ma Embun Corominas Pedagoga
Mariana Alba de Luna Psicoanalista
Adoración Hernández González Maestra
Evelyn Ynvinkebried Estudiante de Licenciatura en Psicologia
Alicis Fernández del Río Docente
MARTA SENDRA IBÁÑEZ Maestra
zully flomenbaum margalit Psicoterapeuta
Jose Monseny Bonifasi Psicoanalista medico psiquiatra
Irene Suárez Álvarez Psicóloga
pepa freiria santos psicologa
Andrés Borderías Psicólogo Clínico. Psicoanalista
Maribel Sánchez González Psicóloga-Psicoanalista
KEPA TORREALDAI Médico de Atención Primaria
Patricia Ana Tassara Zárate Psicóloga Clínica, Psicoanalista
Jennifer Lavín López Psicóloga
Begoña Isasi Gomendiourrutia Psicoanalista
Nati Rueda Soler Administrativo – Bibliotecaria
Isabel Arostegui Parra Profesora
Gabriela Medin Psicologa
Mº del Carmen Garrido Fariña Psicoanalista, psicóloga clínica
Antonio Múgica Ariño Psicólogo Especialista en Psicología Clínica – Psicoanalista
Antonio Múgica Ariño Psicólogo C
Susana Herrero Garcia trabajadora social
Carmen Llamas Losilla Mestra Ed.Especial
Pia Nebreda Perez Psicoanalists
Alicia Hernandez gonzalez Administrativa
Ariadna Blanch i Lopera Psicòloga
Antonio Carrero Muñoz Psicologo Clinico
Arrate Monreal Hernández Decoradora
Felicidad Fernández González psicoanalista
romina gilabert noll psicopedagoga
Tania Gilabert Noll Psicòloga
Sonia Mariscal Pere Trabajador Social
Daniel Palmada Llerena psicologo copc 17399
Xus LOPEZ DALMAU Educador social
Julene Fernandez Ripalda Enfermera salud mental
Sonia Navarro Poquet Fisioterapeuta- Psicomotricista
Cristina Califano Psicoanalista
Francesc Punti Castany Psicoterapeuta
Xavier Giner Ponce Psicoanalista ; profesor en la Escuela Superio de diseño de Valencia (EASD-Valencia)
Xavier Giner Ponce Psicoanalista ; profesor en la Escuela Superio de diseño de Valencia (EASD-Valencia)
DOLORES MARTÍNEZ PIZARRO ARCHIVERA
Anita Macedo Entrenadora, licenciada en Inefc
Fina Llorca Antolín professora
Sonia Grases Mondelo Comercial
Regina Ribas Pera Administrativa
Emilio Mercader Sepulveda Educador Social
Montse Cruz Olivé Psicóloga. Tutora en la Institución Balmes
Olga Zarra vazquex Administrativa
Raquel Ordoñez Gomez Administrativa
Roxana Nora Zárate Licenciada en Psicología
Cecilia María Restrepo Gil Psicologa
Monica Saffe Psicoanalista
Mariana Pecchio Licenciada en psicología
Oscar Ventura Psicólogo. Psicoanalista.
MIGUEL ANGEL VAZQUEZ MUÑOZ psicologo clínico
Mª Luisa Alvarez Molins Psicóloga Clinica
Lola Monleón psicóloga
Koro Benavente Martínez de Lahidalga Profesora Necesidades Especiales
Héctor García de Frutos Doctor en psicología por la Universidad de Barcelona
Montse Lamaña Molina Docente
María de la Paz De la Flor Esquivel Maestra de Infantil
Eugenio Diaz Masso Director tecnico Fundacio Cassia Just
Fernanda Dagnino Ferro dependienta
Maria magdalena Otalora argamasilla Psicologo clinico
Adriana Soutullo Bioquimica, Dra en Ciencias Biologicas
Martha aguilar pérez psicóloga clínica
Rubén Touriño psiquiatra
Rubén Touriño psiquiatra
giulia sergio castelvetere fisiotereapeuta y  psicomotricista
Graciela Sobral Psicoanalista
Fernando Juarez garcia Psicólogo
Patricia Delgado Parejo psicóloga
Claudia González Aja psicoanalista/psicóloga
Natalia Pérez López Médico de familia
Estrella Garrido Arce Psicoanálisis
Melisa Ortolochipi Acompañante terapéutica -Estudiante Lic. en Psicología
virginia rinaldi docente de educación especial
Jordi Alcàcer i Micaló Psicòleg Psicoanalista
Andrés Rosental Licenciado en Psicología
ines maria sanchez licenciada en psicologia
ines maria sanchez licenciada en psicologia
EULALIA JULIA CAMPDERROS PROFESORA CENTRO EDUCACIÓN ESPECIAL BALMES
REGINA FREDIANI PALLARES PROFESORA DE GIMNASIA JUBILADA
abdon montserrat aguadé psiquiatra
Camila Candioti psicoanalista
Elena García Antón Fisioterapeuta pediátrica CDIAT
Richard Geneviève Psicoanalista
NATALIA DE LEÓN PRSTOJEVICH administrativa
Miguel Ángel Sánchez Hernández Psicoanalista.
Pamela Idrobo Dueñas Lic. en Psicóloga. Mgst. Antropología.
Xelo Andrés Arnau administrativa, interesada y estudiosa del psicoanálisis
Elena Luchena Optico-Optometrista
Bárbara Feyling Psicóloga
francesc pellicer capel gerente
Alba Calvo Francitorra Psicóloga
Jose Luis Barrasa Pinedo Psicólogo del EAP
Soledad Bertran Acosta Psicóloga
Denizye Zacharias psicanalista
FATIMA PEGENAUTE LEBRERO Psicóloga en Atenció Precoç desde el any 1983
Juan Antonio Pla Duffo Psicólogo Clínico. Coordinador Equip d\’Atenció al Menor. Grup Sant Pere Claver
MARIA JESUS SANJUAN ANADON Presidenta Teadir Aragón
Andrea Freiria Psicóloga
David Humet Garcia Gerente
Luz Canser Cuenca Psicóloga clínica
Victoria Costa Lafourcade Psicologa
Juan Álvarez-Ude López Psicólogo-psicoanalista
cristina cristobal mechó Psicológa
Jesica Martinez Bahamonde Psicòloga
LUIS Sáez Rueda Profesor Titular de Universidad, Filosofía
Carmen Lafuente Balle Psicoanalista.Psiquiatra
Rosario Serrano Garcia En paro
Carmen Parra martinez Jubilada
Jose Ruiz Montes Jubilado
Alejandro Pérez Serrano Jubilado
Oscar Pérez serrano Mecanico
Soraya Ruiz parra Fisioterapeuta
Charo Llamas Losilla Administrativa.
José Luis Tuñón Psiquiatra Psicoanalista
Carime Griselda Salomón Plans psicóloga
Cristina Rojals Valls Administrativa
Nuria Molas Sadurni Psicoterapeuta
Ana Fernando Montero INTEGRADORA SOCIAL,PEDAGOGA,INTERPRETE D LENGUA D SIGNOS,VOLUNTARIA CON AUTISTAS
Formulario de adhesión al Manifiesto de Minerva

Nombre (obligatorio)

Apellidos (obligatorio)

NIF

Correo electrónico (obligatorio)

Profesión-Oficio-Afinidad (obligatorio)

Adhesiones institucionales al Manifiesto de Minerva

Adhesiones institucionales al Manifiesto de Minerva

minerva-neptune-halle

 

 

 

 

ACCEP (Associaciò Catalana per a la Clínica i l´Ensenyament de la Psicoànalisi)
Associació catalana d’atenció precoç
Associació Cultural La casa de la paraula
Asociació Obrir-se al món de pares i mares de persones amb autisme.
Associació TEAcords de pares i mares de persones amb TEA
Associació TEAdir de pares, mares i familiares de persones amb TEA (Autismes i Síndromes d’Asperger).
Asociación Teadir Euskadi, asociación de madres, padres y personas comprometidas con el autismo
Asociacion TEAdir-Aragón
Centre d’educació especial Vil·la Joana (Barcelona).
CDIAP. Centre de Desenvolupament Infantil i Atenció Precoç de Sant Boi de Llobregat
Centre L’Alba (Barcelona).
Centre educatiu i terapèutic Carrilet (Barcelona).
Centro de Educación Infantil “Patinete 2”. Zaragoza
Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.
“Espacio Torreón”. Espacio de acogida para niños y familias. Zaragoza
Espai Freud
Institución Balmes de Sant Boi de Llobregat
Jardín de Infancia “Patinete 1”. Zaragoza
Secció Clínica de Barcelona del Instituto del Campo Freudiano en España.
tActe Barcelona
Sección de Psicoanálisis de la AEN: Asociación Española de Neuropsiquiatría. Profesionales de salud mental.
Asociación Análisis Freudiano /Analyse Freudienne, Covarrubias 10, 4º dcha, 28010 Madrid
El Instituto de Estudios Psicosomáticos y Psicoterapia Médica (IEPPM)
AISE (Asociación para la Inclusión Educativa)
CENTRO: CDIAT BAJO ARAGÓN – CASPE. Fundación Atención Temprana. Poblaciones: Alcañiz (Teruel), y Caspe (Zaragoza).
Asociación Análisis Freudiano, Covarrubias 10, 28010 Madrid
Association Analyse Freudienne, 39 Avenue de la République, 75011 Paris (Francia)
Cercle d\’Estudis en Salut Mental del Vallès (CESMVA). Grupo multidisciplinar vigrx plus reviews (Psicòlogos escolares, psicòlogos clínicos, psicoterapeutas, psicomotricista,…)
ASOCIACIÓN PARA LA CREATIVIDAD, EL ARTE Y LA TERAPIA. CREARTE. Asociación de Terapias Artístico Creativas
Centro de Desarrollo Infantil “Jiloca-Montayo”, (Calatayud)
Centro de Atención Infantil “Las Fuentes”, (Zaragoza)

 

Autismo, conductismo y conduautismo. Por Mariano Almudévar.

Autismo, conductismo y conduautismo. Por Mariano Almudévar.

conduautismo

Reflexiones sobre la petición, emitida en Change.org por la asociación Aprenem, con respecto a la atención al autismo en Cataluña.

TEXTO COMPLETO EN PDF

Soy padre de afectado. Soy psiquiatra, obtuve por medio de años de formación estructurada y exámenes, los títulos de Miembro del Colegio Real de Psiquiatria del Reino Unido y de especialista en Psiquiatría Infanto Adolescente por la Unión Europea, en ese país, R.U.,  donde trabaje muchos años como “consultant”. No tengo intereses económicos, institucionales o corporativos que declarar. Estoy jubilado. Mi propósito es aclarar un número de áreas que parecen confusas pues esta confusión podría causar daños muy severos a afectados y familias, incluida la mía. Soy responsable de este escrito tal y como está en la fecha firmada al final.

 

 

El documento/petición de Aprenem, que tiene importantes apoyos corporativos incluido el de la organización profesional AETAPI, tiene dos aspectos, uno es un ataque al psicoanálisis y su papel en el tratamiento del autismo en Cataluña, el otro consiste en una serie de declaraciones sobre  prevalencia, etiología, consenso y evidencia que acaban en tres peticiones dos de las cuales la primera y la tercera son, con importantes matizaciones, válidas. La segunda, relativa a la aparente exigencia de imposición en servicios públicos del conductismo y del “análisis de conducta aplicado” (ACA), considero muy cuestionable y potencialmente dañina para nuestros hijos. El escrito se refiere a otros, el Plan de Atención a las Personas con TEA de 2012, y a un informe de la Agencia de Información, Evaluación y Calidad en Salud de 2010 los dos de Cataluña. No tengo fácil acceso a estos documentos que en todo caso podrían tener aspectos políticos locales por lo que no comentaré sobre ellos.

La petición (1a) empieza con la frase “Con evidencia científica” como un estandarte que se alza al frente de padres y profesionales, y un creciente número de tropa (la prevalencia) contra un enemigo con el que se enfrentan, y hasta hay algo de sentimiento de linchamiento. Dudo si la ciencia en lo que concierne al autismo o en general sea así, creo más bien que es mercadotecnia asociada a la “industria del ABA” (1b), traída del otro lado del Atlántico. Examinaremos las bases científicas de las exigencias de Aprenem más adelante, primero debemos abordar los dos temas de etiología y prevalencia.

 

Prevalencia

Inmediatamente después de ese “con evidencia científica”, el documento pasa a una declaración sobre la prevalencia del autismo 1/68, que más que científica es polémica: hoy se debate sobre una “epidemia” de autismo, ahora llamado TEA,  en varios lugares relevantes de la red, existiendo al menos cuatro interpretaciones que puestas esquemáticamente serían: 

           i) la epidemia existe, el autismo es una enfermedad que ha aumentado enormemente debido a factores externos, (2) vacunas, ftalatos, glicofosatos, etc.

           ii) la epidemia no existe porque el autismo no existe, (3) no es una categoría clínica válida.

           iii) la epidemia no existe, (4a) deberíamos hablar de neuro-diversidad, las personas neuro-divergentes en este caso autistas, siempre han existido, las variaciones se deben principalmente a su percepción.

           iv) la “epidemia” solo existe en cuanto los criterios diagnósticos se han extendido hasta perder de vista el concepto original de Kanner (5). Todas estas interpretaciones del aumento exponencial de los diagnósticos de autismo, tienen justificaciones meritorias, aunque yo creo que los hechos apoyan más rigurosamente las dos últimas, siendo la tercera muy actual y hasta con polémica mediática y literaria (4b).

Las cifras que se dan en la petición, de la prevalencia de autismo, son las que el Centre for Disease Control de los USA recoge cada dos años del numero de diagnosticados de 8 años en varios estados (6a). La prevalencia TEAs del 1/68 que es de 2010, ha aumentado hasta un 1/45 (6b) y se calcula que va a aumentar aún más a medida que los diagnósticos se “refinen” en poblaciones femeninas y minorías hispanas. Esta cifra ha aumentado de manera extraordinaria desde 1/2.500 a comienzo de los años 80, lo que hace de ese aumento un fenómeno difícil de creer.

Las cifras de prevalencia en Europa son algo más bajas pero han crecido también de manera significativa. Creo que las cifras más altas a este lado del Atlantico serían las del South Thames en Inglaterra (6c) de 0, 38% para autismo y de 0,77% para “en riesgo de, o  TEA”. Las estadísticas de Educación Especial en el R.U no discriminan y dan cifras de 1X100 de niños en educación especial por TEAs de un tipo u otro. En España un estudio en Zamora dio una prevalencia de 1X700, pero un ajuste de las herramientas diagnosticas subió esta cifra a 1X288 (6d). Como en otras entidades listadas en el DSM, parece haber intereses en que la prevalencia debe ser igual en todo el mundo y a niveles de los USA.

El autismo de Kanner era un trastorno bien definido con ciertas características que hacían de él una discapacidad severa: solo 3 de los 11 inicialmente diagnosticados en 1943 consiguieron empleo como adultos.  El pronóstico no ha mejorado desde entonces pues el 95% de niños diagnosticados de autismo en California en las décadas finales del siglo pasado y que ahora son adultos están desempleados (7a) y muchos en residencias asistidas. Habrá que ver qué pasa con los diagnosticados desde entonces.

Al principio de esta “epidemia” de autismo y hasta los años 90 del siglo pasado, el aumento fue debido a “substitución diagnóstica”: un número importante de diagnosticados que habrían tenido otros diagnósticos, principalmente “retraso mental” (7b), eran ahora diagnosticados de “autismo” haciendo oficial una observación en centros de atención a tal “retraso mental”, de que hasta una tercera parte de los allí asistidos, tenían características de autismo. Sin embargo lo que ha ocurrido desde entonces parece ser diferente: una ampliación en las dos últimas décadas de los criterios diagnósticos para incluir a muchos niños con C.I.s normales algunos de los cuales es dudoso que sufran de autismo clásico de Kanner o incluso del síndrome de Asperger.

La ‘epidemia’ de TEA (Trastornos del Espectro Autista, en el nuevo DSM V) ha ido últimamente de la mano de una disminución del porcentaje de diagnosticados con coeficiente intelectual por debajo de 70, es decir de los etiquetados antes como ‘retrasados’. Se estaría identificando una versión light del autismo o del asperger, si eso, que expresada en rasgos temperamentales, podría llevar a dificultades en la escuela, el trabajo o en las relaciones, y así a ansiedad, ira y depresión en adolescencia y vida adulta. El concepto de Asperger ha desaparecido del DSM pero sigue en el CIE 10, y estudios actuales de tipo epidemiológico distinguen entre autismo y TEA, concepto más amplio y genérico. La “epidemia” se ha desarrollado a la par que un aumento significativo de servicios ABA y tipo ABA y del uso de medicaciones psicotrópicas hasta que la mayoría de diagnosticados estarían medicados (8) a los 15 años.

Todo parece indicar que en los USA, el aumento de la prevalencia está creado en buena medida por la oferta: mejores servicios para niños con ese diagnóstico, re-embolsos por diagnósticos, recetas o pruebas psicológicas, fomento de la co-morbilidad en perjuicio de los diagnósticos jerárquicos, subvenciones y pensiones y  menos estigma o incluso modas.  Téngase también en cuenta que el DSM 5, instrumento diagnóstico americano de creciente uso en el mundo, ha sido rechazado como instrumento de investigación por el NIMH (9), pero sigue siendo una herramienta de facturación y prescripción.

Al mismo tiempo y con más o menos acierto, un número de personajes históricos, desde Einstein a Hitler han sido “diagnosticados” de TEA (10) y algún que otro famoso como el actor de comedia Seinfeld  ha “salido del armario” (11) y se ha declarado autista, o casi. El autismo está de moda o al menos el diagnosticarlo en los famosos. A lo más estaríamos hablando de fenotipos, (12) sin discapacidad, pero aun aceptando la existencia de esos fenotipos particularmente en ciertas profesiones, como ingenieros o matemáticos, o en algunos familiares de afectados, podemos preguntar ¿cui bono? Es dudoso que esta promiscuidad diagnóstica  sea útil para los seriamente afectados y sus familias. La “idealización del fenotipo A” está produciendo también conflictos entre afectados del más alto nivel.

En cuanto a diagnósticos tempranos, antes de los 3 años, las herramientas diagnósticas tienen problemas (13). Parece ser que la mayor sensibilidad reduce la especificidad y al revés: diagnósticos a esas edades tendrán altos porcentajes de falsos positivos o/y falsos negativos. De los correctamente diagnosticados, algunos, llamados “bloomers”, caracterizados mayormente por ser de clase social más alta, mejorarán mucho en esos años tempranos, pero la mayoría mejorarán poco o nada. (14). Un diagnóstico tan potencialmente devastador y por otra parte tan incierto y con impredecible pronóstico a esa edad, es algo que debería frenar a los campeones de cribado ultra temprano.

Hay mucha incertidumbre debida en buena parte a la falta de delimitación de conceptos nosológicos, heterogeneidad de herramientas de evaluación y pobre identificación de variables involucradas en el pronóstico. Podríamos decir sin embargo que a partir de los cinco años la continuidad diagnóstica y del grado de discapacidad  del autismo clásico de Kanner es robusta, pero no así de los asperger; de estos bastantes mejorarán hasta ser autónomos y alguno de ellos abandonará el diagnóstico antes de los veinte años. Sin embargo, los límites entre el asperger y la normalidad por una parte y el asperger y el autismo de alto funcionamiento por otra, son inciertos. El pronóstico a partir de los seis años podría depender más de la clase social y C.I. (coeficiente intelectual), que del diagnóstico o síntomas. Son por otra parte el C.I. y el lenguaje los que mejoran a veces hasta la adolescencia.

 

Reflexiones:

  1. En términos asistenciales es importante que se actúe sobre las cifras reales en el área donde se administran recursos y no apalancadas por intereses corporativos dispersos y lejanos. Esas cifras surgen de la clínica pues no hay ningún marcador biológico que defina el autismo.
  2. La valoración de minusvalía independiente del diagnóstico de autismo, que creo que se hace en varias autonomías españolas, es esencial para definir prioridades tanto asistenciales como las relativas a la Ley de Dependencia. Esta valoración básica inicial, debería realizarse por equipos multidisciplinarios de Servicios Sociales.
  3. Esto no quita para que existan valoraciones educativas o médicas que estuvieran articuladas con esta. La valoración médica sería recomendable que se hiciera con respecto al sistema clasificatorio usado por la sanidad autonómica y esta es en la mayoría de los casos el CIE 10 que aun se usa en muchas partes de Europa y es más riguroso y menos sujeto a presiones de la oferta que el DSM.

 

       Etiología del Autismo

El escrito de Aprenem es crítico del psicoanálisis por creer que el autismo tiene un origen psicosocial. Esta es una historia que uno ha leído muchas veces y que supuestamente empezaría con el mismo Kanner. También he leído de algún psicoanalista que ha hecho afirmaciones poco afortunadas en este respecto; deberían ser más cuidadosos pues la historia lleva la polémica personalidad de Bruno Bettelheim, y su “madre nevera”, ligada a sus primeros capítulos. Pero en mi experiencia cuando he sido culpado o he visto culpar a padres, esto NO ha sido por psicoanalistas.

De hecho ya Kanner indicó que el autismo era una condición congénita, y desde entonces la evidencia ha respaldado su intuición. En las últimas dos décadas del siglo pasado, Bailey, y cols., juzgaron (15a) en estudios de gemelos idénticos y fraternos, que el autismo era casi exclusivamente de origen multi-genético. Estudios más recientes han confirmado la tesis de esos investigadores de gemelos, pero las cifras bailan mucho en los varios estudios (15b). Simplificando un tema extraordinariamente complicado, y redondeando cifras de varios estudios, la concordancia sería de alrededor del 75% para los gemelos idénticos, y mucho más alta de lo esperado, 30%, para los fraternos (16). Siendo la concordancia en hermanos del 5%, factores compartidos en el embarazo, (17) incluido el hecho de la gemelaridad misma (HR >7), serían importantes en hasta un 25%. Esto quiere decir que los casos con causas mayormente genéticas serían alrededor del 50%, lo que dejaría otro 25% de esos autismos idiopáticos en los que ni factores genéticos ni factores del embarazo serían determinantes y habría que pensar en factores peri o postnatales.

Entendemos que estos hallazgos se refieren a autismos “idiopáticos”, es decir excluyen aquellos casos de autismo que son la manifestación de trastornos evidentes, fenilcetonuria, esclerosis tuberosa (HR>70), neurofibromatosis, parálisis cerebral (HR>15), gran prematuridad (HR>60), y otras condiciones en las que la prevalencia de deficiencias con claro perfil autista es muchísimo mayor que en normales. A estos tipos de autismo se les designa como “sindrómicos”.

La Hazard Ratio, (HR) es el factor multiplicador por el que se relaciona la prevalencia en una población definida por una variable, con la prevalencia en poblaciones sin esa variable: así si la prevalencia de autismo en el frágil X es de 46 % en hombres y de 16% en mujeres, podemos relacionar esto con la prevalencia de autismo en la población general que estimada al 1×288, (cifras de Zamora) y disociada en 1X118 para hombres y 1X470 para mujeres nos daría HRs respectivamente de >55 y > 75, es decir al menos 55 hombres de cada 118 y 75 mujeres de cada 470 en poblaciones con frágil X mostrarían cuadros de autismo. Esto es interesante para apreciar la carga etiológica de tales variables, pero no hay que confundir con porcentajes y menos con cifras totales. Por otra parte, hay un aumento del hazard ratio, de ciertas drogas como la cocaína, el valproato (18), la talidomida y los antidepresivos tipo ISRS, (HR>1,8) (19) usados durante el embarazo y es probable que con el tiempo se encuentren más correlatos de este tipo, en los que hay HRs significativamente altas pero no sé si lo suficiente para sacar estos casos de lo “idiopático”.

Tales ratios variarán también dependiendo de otros factores internos a la categoría; así en la parálisis cerebral el autismo ocurre principalmente en casos sin espasticidad (HR>40). La principal variable en este sentido es el hecho de la mucha mayor prevalencia del autismo en hombres que en mujeres lo que hace que muchas de las cifras antes dadas deban ajustarse. Hay también que considerar las posibles manifestaciones en mujeres de fenotipos diferentes al autismo.

Hay trastornos como la epilepsia con una fuerte asociación con el autismo. La frecuencia en éste de la hiposexualidad, homosexualidad y en el asperger la disforia de género son también llamativas. Es probable que el primer trastorno sea debido a las mismas causas que el autismo mientras que las segundas categorías sean debidas a los efectos del autismo sobre el desarrollo sexual, pero estos temas se complican aún más por cuestiones de iatrogenia particularmente de los antipsicóticos.

Con todo esto ha habido y hay un enorme problema que ha hecho que cientos, quizá miles de millones gastados en investigación de causas, no hayan tenido efecto beneficioso alguno para prevenir o mejorar el pronóstico del autismo de Kanner. Las investigaciones han ido por el camino de buscar una mutación o un pequeño número de genes o mecanismos genéticos, o una vía molecular común o un defecto en la arquitectura celular que llevaran a un tratamiento con una droga o con nuevas tecnologías. El fracaso ha sido verdaderamente espectacular. Cientos de genes alterados, varios mecanismos y anormalidades en citoarquitectura, han sido imputados como causantes del autismo, genes que además no son específicos sino que estarían presentes ocasionalmente en otros trastornos (20).

El descubrimiento de las múltiples mutaciones y combinaciones involucradas en gran parte de autismos idiopáticos, llevará años en desbrozarse y entenderse, sin que esto quiera decir que se llegue a una solución molecular del problema a nivel de tratamiento, pues el autismo es una discapacidad, como la ceguera o la parálisis en la que el daño está ya hecho. Entre tanto se está ignorando lo que nos pueden decir los autismos sindrómicos, o hechos curiosos como el exceso de casos de autismo en hijos de mujeres nacidas en el extranjero (21) o en hijos de mujeres que sufrieron abusos severos de niñas (22). La posibilidad de “memorias” inmunológicas u hormonales debería examinarse.

La investigación está también ignorando relativamente, algo que se ha observado desde los años cincuenta (23) hasta nuestros días: la muy significativa asociación entre la ceguera y el autismo (24). El hecho de que en las cegueras producidas por la rubeola o la retinopatía de prematuridad, el autismo sea más frecuente que en otros tipos, indica que los dos trastornos tienen una causa común. Pero hay casos de cegueras congénitas que exhiben formas de autismo transitorias y la sordera congénita no está tan fuertemente asociada con el autismo. No sabemos qué es lo que nos dice esto pero creo que nos dice algo importante. Como no sabemos el significado de la defensa táctil, tan frecuente en el autismo.

Creo que el estudiar las causas del autismo, como si tales causas llevaran consigo las razones moleculares que causan los síntomas, es un error. Quizá todos nacemos autistas pero articulamos nuestra atención progresivamente en estímulos guía: la voz humana, el movimiento de las manos, los ojos de la madre, su relación con otros, el lenguaje… Todo esto se entreteje, representa, y sintetiza de forma activa, dando lugar a lo que Utta Frith describió como “coherencia central” cuyas deficiencias afectarían entre otras cosas, el ejercicio de la reciprocidad.

Desde el punto de vista de anatomía funcional, quizás las ideas más importantes giran alrededor de la noción de microcircuitos, que por cualquier causa o en diferentes localizaciones, permanecen relativamente hiperexcitables y aislados, sin suficientes “conexiones largas” y, a nivel de la experiencia, hacen vivir el mundo como una serie de traumas ante los que necesitan defenderse (25a), poniendo barreras detrás de las cuales el sujeto deberá expresar sus necesidades. Las diferentes localizaciones y la severidad relativa de los excesos e insuficiencias darían lugar a los diferentes perfiles y niveles de deficiencia, y en algún caso de habilidades especiales. Hasta que punto y como, esto podría ser influido por los entornos y respuestas de la realidad externa debería ser objeto de mucha más atención investigativa de que lo ha sido hasta ahora.

Algunos niños fallan en conectarse ya al principio aunque luego se recuperan, otros empiezan bien pero caen luego en picado, antes de los tres años, “autismo de regresión”. Lo específico del autismo pues no estaría en sus causas que son muy diversas, sino en el bloqueo del acceso a matrices perceptivas organizadoras, con consecuencias, tanto inmediatas como a largo plazo. Un ejemplo fácil de entender ya en adultos: la depresión de los asperger, no tendría que ver con un defecto congénito de la serotonina, si no que sería una consecuencia de estas deficiencias de articulación en lo social. Investigar concienzudamente estos puntos de articulación, podría ser beneficioso para la habilitación de los afectados. La etología y la psicología Gestalt, el psicoanálisis, Piaget, la neuropsicología, etc, nos podrían dar indicios de búsquedas. Y observando que bien se lo pasan algunos como estos dos hermanitos eludiendo tanto autismos primarios como traumas (25b) bajo la mirada de la madre (¿) y con la ayuda de un calcetín mal puesto.

 

       Reflexiones:

       1- La mayoría de los diagnósticos de autismo tienen factores orgánicos en su causación, siendo estos de origen genético, factores del embarazo o perinatales, y expresiones sindrómicas de alteraciones y condiciones varias.

      2- Sin embargo la búsqueda de una causa que pudiera llevar a una solución médica ha sido hoy por hoy completamente inútil. Si y cuando tales causas se encuentren es improbable que puedan curar muchos casos ya declarados, pues el autismo es una discapacidad o una condición, no una enfermedad activa.

      3- El estudio de los puntos de articulación de las deficiencias de los sistemas de atención, percepción y representación, con entornos, podría mejorar el abordaje del autismo y esto estaría en línea con la declaración de la Convención de Derechos de Personas con Discapacidad cuando define a la discapacidad como ‘…la interacción de las deficiencias del afectado con entornos inadecuados por “normales”…’, y serviría de base para intervenciones y programas basados en la habilitación.

 

Consenso y Evidencia científica

Estos dos conceptos tienen una relación más compleja de lo que uno puede presumir leyendo la petición de Aprenem.  Como comentario general de lectura, creo necesario señalar que palabras como “might” “could” “seems” y otras, no tienen el autoritativo tono que la petición de Aprenem podría haberles dado.

El consenso tiene una relación muy desigual con la ciencia y la justicia y si fuera por la autoridad de tal “consenso” estaríamos aún creyendo que el Sol da vueltas a la Tierra y la esclavitud sería normal (26). Con respecto a prácticas médicas tiene valor en cuanto en ausencia de evidencia clara puede señalar el mejor camino a tomar  en términos de riesgo/beneficio como consideración central, pero esto en la práctica no siempre ocurre e intereses establecidos interfieren con tal consideración.  Hay que decir además que un consenso internacional no existe en lo que se refiere al autismo como el escrito de Aprenem presume.

En términos de valoraciones científicas el consenso ayuda a establecer la distancia entre los palos de la portería, o donde poner la diana. Muchas veces debido a intereses ajenos incluso corruptos, los palos de la portería se ensanchan de manera ilimitada o la diana es la de los saloons de Dallas que se pintaba donde había más disparos para impresionar a los turistas. Eso es lo que me temo pasa con demasiada frecuencia en temas de salud mental y ciencias de conducta. Por ejemplo el tratamiento a largo plazo de la esquizofrenia con anti-psicóticos, se está viendo hoy día que a pesar del consenso bien establecido, tiene escasa evidencia científica, y las consecuencias de esto podrían haber sido considerables.

Cuando la música es de siglas y de conceptos poco estables, las cifras bailan al ritmo que se quiera. La ciencia dice cosas con autoridad relativa: puede decir que el tratamiento con métodos farmacológicos o conductistas, puede ayudar o puede hacer daño, y puede decir que la evidencia de que las causas del autismo son orgánicas y no psicosociales es robusta. La certeza con la que afirmamos lo segundo, no cambia en absoluto la incertidumbre de lo primero y esto es algo que en la práctica algunas de las familias de afectados y desde círculos reduccionistas (organicistas o conductistas) no se aprecia lo suficiente.

 

            Los métodos conductistas. Aspectos generales

La expansión de las teorías de “operant conditioning”  o aprendizaje instrumental descritas por Skinner en  1939,  ha sido continua particularmente en los USA en las últimas décadas. En algunos casos abordajes que en apariencia están algo alejados del conductismo, toman apellidos de ese tipo y por otra parte abordajes eclécticos o incluso psico-dinámicos usan intuitivamente técnicas como “shaping. Hablar de conductismo es como hablar de métodos de apoyo, esto puede significar muchas cosas.

Para resumir poniéndolo simple, se trataría de cambiar las conductas indeseables por medio de manipulaciones de recompensas y castigos. Los métodos son alabados y criticados, las dos cosas, precisamente por esta simplicidad. Es debatible si lo que nuestras abuelas hacían cuando nos ponían azúcar en el pan con aceite si nos portábamos bien, era “terapia conductista”.

Relativos al autismo y la discapacidad intelectual tres formas de abordaje conductista  podrían ser relevantes. El ABA (Applied Behavioural Analysis) o ACA o (Análisis de Conducta Aplicado), tiene varias formas y nombres. Llamaremos ABA/ACA a los métodos relacionados con Lovaas (1987) y el UCLA de California (27) para el tratamiento temprano e intensivo del autismo y que a veces reciben el nombre de Early Intensive Behavioural Intervention o EIBI, IBI, ABI, IABA etc. Tienen como aspecto definitorio los DTTs (discreet trainig trials) y lo que a veces se ha llamado “inmersión” es decir sesiones 1.1 con “instructores” de 30 a 40 horas a la semana así como adaptación del hogar, a las recomendaciones del instructor. Puede hacerse en el hogar o guardería y los padres pueden ser instructores o no. A veces se dice que está “manualizado” y su duración es de dos o tres años. Cuando nos refiramos a métodos conductistas que no abordan conductas concretas, y con ciertas características del ABA, los deberíamos llamar “tipo ABA”.

 

El uso del término ABA para terapias en otras edades en el autismo, involucrando a padres y escuelas, su uso (28) en salud mental adulta, en educación general, en negocios, y en la “política de la felicidad”,  está extendido, aunque otro término que veremos abajo, CBT o TCC también se usa (29).  En cuanto al autismo hay cierto carácter mesiánico en ese estudio de Lovaas de 1987 y/o las reacciones derivadas de él. A través de pleitos, lobies, y campañas para su implementación, en los USA, es en la actualidad aceptado dentro de la norma IDEA como gratis si los padres lo solicitan en 38 estados.

Yo creo que debemos enfocar los estudios citados en la petición de Aprenem en los métodos desarrollados por Lovaas y sus seguidores, que son métodos intensivos mayormente usados en edades pre-escolares.  La justificación está en que aunque el autismo es un trastorno neuropsicológico, su evolución puede controlarse por medio de la modificación de conducta, habiendo en el inicial estudio de Lovaas muchas curas (9 de 19). Estas curas se mantuvieron 5 años más tarde aunque el seguimiento hasta la edad adulta de todos los grupos no se ha publicado.

En los afectados de autismo, la generalización en entornos y mantenimiento en el tiempo de los cambios son consideradas más problemáticas como también a veces lo son las recompensas y castigos a usar. Por otra parte la plasticidad cerebral muy alta en los primeros años haría más posible los cambios en el cableado neuronal. El ABA a medida que avanza la edad estaría menos justificado y se percibiría como un método de control, ego-distónico  y entraría fácilmente en conflicto con la Convención y con la interpretación del autismo dada por el movimiento de la neurodiversidad. Es de notar que una afectada, Michelle Dawson, que en su blog habla de la “industria del ABA”, ha sido testigo a favor del Gobierno de British Columbia en su rechazo de la implementación del ABA, y que ese movimiento ha boicoteado, Autism Speaks, organización de orientación “pro-cura” que favorece tratamientos como el ABA.

Los casos que se supone se beneficiarían de esos programas serían una importante minoría, pero minoría. ¿Qué  ocurre con ellos?  ¿Duran sus efectos a largo plazo? Y ¿En mayores? Y ¿Qué tipo de seguimiento tienen aquellos en los que no es efectivo?, ¿Cómo cuadran con la “planificación  centrada en la persona”? El escrito/petición de Aprenem podría implicar que los métodos exigidos o al menos la filosofía del ABA  serían mandatorios y para siempre, mientras que la inclusión depende más de la adaptación de entornos y aportación de apoyos que de métodos que curen, o normalicen la discapacidad. Mi experiencia de métodos (forzados, sin diálogo) de ese tipo me dice que necesitan formación y recursos considerables, que sobrecargan a los padres y particularmente cuando la cosa no marcha, acaban culpándoles y vulnerando los derechos fundamentales de los afectados, desembocando en exclusión y/o medicalización.

             El CBT (Cognitive Behaviour Therapy) o TCC (Terapia cognitivo conductual) es una terapia con una conexión complicada con el “aprendizaje instrumental” Quizá se vea mejor como una forma de auto adoctrinamiento guiado en el que se identifican pensamientos y afectos a cambiar y su relación con estímulos y consecuencias externas . El uso en psiquiatría general, en la ansiedad y depresión, está muy generalizado, aunque recientes estudios señalan que su eficacia está siendo menor de lo que fue (30a) y que las psicoterapias de orientación psicoanalítica podrían tener mejores resultados a largo plazo (30b) en depresiones severas.

Debido a la necesidad de lenguaje, colaboración y motivación, es difícil ver como se puede usar con los TEAs. Se usa alguna vez con adolescentes y jóvenes con C.I. s de más de 70, con problemas de ansiedad y depresión (30c) y alguna vez en niños más pequeños con ayudas visuales, cuentos y role play y videos.

Las intervenciones puntuales de tipo conductista pueden ser recomendadas dentro de programas diversos en escuela, talleres o casa. Como se ha dichos antes serían más difíciles de aplicar que en personas no autistas.  Particularmente importantes son las “intervenciones comunicativas en conductas problemáticas” (I.C.s).

             Las llamadas “challenging behaviours” (conductas desafiantes) traducidas mejor al español como conductas excluyentes o problemáticas, (en los pequeños se habla de “irritabilidad autista”)  son muy frecuentes en el autismo, habiendo una amplia literatura sobre el tema. (31a, 31b) Quizá sean el problema mayor en afectados a partir de la adolescencia. Las intervenciones comunicativas (31 c) tratarían de identificar los estímulos y consecuencias de esas conductas pero entendiéndolas como comunicaciones y/o teniendo una función. Este “análisis funcional” debería darse dentro de una relación positiva y de una situación asegurada, en el lugar en que se practican; no en hospitales o centros temporales sino en lugares de trabajo o residencia. Aunque su práctica es algo farragosa, no dan la impresión mecánica o simplista que podría dar el ABA y yo pienso que bien practicadas no interfieren con derechos fundamentales.

 

           Reflexiones

           1-  Los métodos ABA plantean problemas tanto prácticos como éticos. Su relación con la Convención es muy incómoda, particularmente a medida que los afectados se hacen mayores. Su “manualización” no casa bien con los valores de “personalización” de planes o programas para discapacitados.

 

           2- Otros métodos conductistas pueden tener relevancia en el autismo. El TCC requiere cierto nivel de lenguaje y capacidad legal de obrar, sus usos serían muy limitados. Las I.C.s tienen como norma el ver la conducta del discapacitado como una comunicación y por lo tanto respetan su subjetividad. Deberían considerarse como un instrumento posiblemente útil para el abordaje de ciertas conductas problemáticas dentro de programas de inclusión y habilitación amplios en afectados severos.

 

           3- Son este tipo de abordajes, inclusión y habilitación, y no terapia o normalización, los que deben constituir desde el principio la columna vertebral de la asistencia al autismo, asistencia que debe preverse será de cuna a tumba y por lo tanto debería ser coordinada por los Servicios Sociales, con una figura tipo “trabajador clave”. Sin embargo dada la plasticidad cerebral particularmente en los años tempranos, terapias concretas deberían considerarse, si tales programas son articulados dentro filosofías de habilitación, inclusión y acompañamiento y buenas prácticas de seguimiento.

 

             ABA y Evidencia Científica

 

Habida cuenta lo dicho anteriormente, ¿hasta qué punto la supuesta evidencia científica del ABA es real? Aunque su exigencia parece ser mucho más amplia, las referencias que usa Aprenem se refieren al  consenso y la evidencia científica del ABA o ACA, en cuanto a método especifico de atención a niños pequeños hasta 6/8 añosEs esto lo que nos va a interesar ahora. Si los resultados de las terapias fueran claramente positivos los problemas éticos o prácticos serían menos importantes, pero ¿podemos valorar los resultados como claramente positivos?

 

Las valoraciones con múltiples pruebas escalas y cuestionarios y los análisis estadísticos son una aparato de gran complejidad que contrasta con la simplicidad de la teoría base. Confieso mis limitaciones en ese campo, he sido clínico y soy padre.  Y el asunto no es ni mucho menos tan simple como medir la glucosa en sangre.

Hay también que tener en cuenta que esos estudios son en lugares con alto apoyo académico, considerables recursos y los programas desarrollados para los estudios mismos. Es dudoso que se puedan extrapolar los resultados a otros sitios con condiciones muy diferentes.  En todo caso se supone que estos estudios informan guías y recomendaciones como las mencionadas por Aprenem, aunque evidentemente en esas guías hay otras muchas consideraciones tan importantes o más.

 

Los artículos que usa Aprenem, para reivindicar un consenso internacional y evidencia científica a favor del ABA son cinco:

 

            1- Prevalence and Characterístics of autism spectrum disorder ... Este reciente estudio (32) es parte de un proyecto más amplio en California. La prevalencia del autismo se confirma a los altos niveles del Centre for Disease Control o CDC, americano y se postula de manera poco convincente que los diagnósticos deben ser algo más tempranos. En todo caso no veo clara la relación con las declaraciones de Aprenem.

El estudio puede verse como parte de la actividad corporativa a favor del diagnóstico ultra temprano. Más allá de este artículo, se diferencia entre “vigilancia” (surveillance) y “cribado” (screening). Mientras que el ejercicio de la primera, es decir el seguimiento activo pero genérico antes de los 30 meses, de signos de riesgo de autismo y otros problemas del desarrollo se acepta, el segundo, es decir los programas de identificación específica del autismo antes de esa edad no se acepta. Las presiones de la American Academy of Pediatrics para cribados mandatorios a los 18 y 24 meses han sido rechazadas por el USPTF, agencia  preventiva sanitaria americana

 

2- Best Practices for Designing and Delivering Services…. (33) Este es un estudio californiano que se auto-califica de “recomendaciones”… ignoro el impacto que ha tenido, se escribió en 1997. Hay cosas buenas y otras no tanto. Está escrito por una docena de expertos con la ayuda de otra cincuentena de ellos. Posiblemente algunos han hecho poco más que poner sus nombres. Hay dos páginas referidas al ABA de tipo descriptivo (47 y 59). El sesgo es de tipo conductista pero el ABA no es aun el método dominante. Hay descripciones de otros métodos, muchos ejemplos de la problemática  que muchos padres tienen para colocar a sus hijos y referencias a una figura legal que media en las soluciones de conflictos con la administración educativa. Así mismo hay descripciones de acuerdos entre agencias y un interesante capítulo sobre entornos. Llama la atención el masivo número de pruebas, escalas y cuestionarios en uso, unas 50 en unas 20 páginas. No es extraño que en revisiones posteriores uno de los problemas metodológicos que se cita es la diversidad de pruebas que hacen las comparaciones muy difíciles.  No hay nada en él a favor o en contra de las declaraciones de Aprenem.

 

            3- SIGN… Esta es una guía (34) preparada por una comisión en el sistema de salud escocés. Si hay que tener una guía esta me parece un modelo bastante bueno, aborda los principales temas de manera accesible, tiene definiciones rigurosas y se nota que en la comisión hay participación de practicantes.  Deja las listas y temas burocráticos mayormente para anexos finales. Hay algún contenido que me parece equivocado: las referencias a las co-morbilidad están desligadas de la cuestión de diagnóstico diferencial y no son críticas; las referencias a los padres, son en términos de información o participación en programas, con insuficiente atención a sus propias necesidades consecuencia del impacto del cuidado. El tema de la medicación sufre de la fecha del documento y hoy mostraría más prudencia. A pesar de esto y si se tiene en cuenta que el sistema sanitario es uno solo de tres sistemas involucrados, y en buena parte del recorrido el menos importante, la guía podría ser muy útil.

En cuanto a las referencias al ABA y TCC, estas no son positivas, (pp 17 y 18). En resumen no hay apoyo alguno para la financiación pública de terapias tipo ABA/ACA en niños diagnosticados de autismo. Hay apoyo para el uso de intervenciones de tipo conductista para abordar conductas concretas en el contexto de programas amplios. No hay ningún compromiso hacia ningún modelo de desarrollo de servicios (p 27), excepto que recomienda de manera muy explícita la cooperación a largo plazo entre agencias.

 

4- New Zealand Guidelines for ASD…. Esta es una guía (35) más larga y mucho más complicada, con énfasis en educación y sanidad y con lenguaje poco acogedor, más afín al mundo de los mercados que a servicios para familias alteradas y confusas por un diagnóstico tan comprometedor. Supongo que es una guía para administradores y directivos.  Así. “… multifaceted interventions of packages of evidence based treatments” suena como un pesado slogan generado por repeticiones a través de océanos y continentes. Los títulos de color y en página, a veces del tipo neuro-diversidad contradicen los contenidos. La financiación o responsabilidades no están claras y hay demasiadas listas mezcladas con el texto.

Quizás el problema es que es de difícil lectura y yo confieso me he saltado unos cuantos trozos. Pero a pesar del claro sesgo conductista y organicista yo no leo ninguna recomendación clara. Así en 3.1.b hay una discusión sobre el uso de DTTs en la escuela que se critican por varias razones, y posteriormente hay comentarios sobre ABA y TCC en 4.3.a y 4.3.b más positivos pero que en manera alguna justificarían las interpretaciones de “consenso internacional” o “evidencia científica” que inspiran el escrito de Aprenem.

 

5- Evidence Based Update for ASD… Este es el trabajo que se supone iba a dar el martillazo final a lo de la “evidencia científica” Esta publicado de T.Smith y S.Iadarola, en una revista, creo, secundaria, en 2015. No consigo acceder a su lectura directamente y aunque no soy muy bueno en esta tecnología yo esperaría que dada la supuesta importancia del ítem, su acceso se haría fácil. T. Smith podría ser el Tristan Smith vinculado al ABA a lo largo de los años pues aparece en búsquedas sobre el tema. Isabel Parra Uribe traduce parcialmente un resumen en su informe para Aprenem (36).

Ni la lectura del informe/resumen, ni sus conclusiones, sean de la revisión de 2015, de Smith y Iodarola o de la misma Parra Uribe, pues después de todo, subrayamos, es un resumen suyo, apoyan la petición de Aprenem. Términos como “hallazgos preliminares que causan inquietud por sus problemas metodológicos” parecen referirse a métodos de intervención en la  revisión de 2008 de Rogers y Vimura. ¿Es el juicio de una mejoría en la metodología después de esa revisión, de Parra Uribe o de la revisión original de Smith y col.?

Además del ABA otros métodos conductistas, interactivos, o cognitivos (no TCC, cuidado) son objetos de hasta 50 estudios, DSP, RIT, SAAC, PECS, Floortime, PRT, Hanen etc. Solos o en combinación con ABA. El resumen de la revisión en el informe, acaba en una conclusión, muy poco concluyente en los términos de la petición de Aprenem, una ilegible sopa de letras cuyo estudio detallado llevaría tiempo y acceso a esos estudios citados, lo que el informe/resumen tampoco hace fácil. En todo caso, ni “bien establecido”, ni “prometedor” “ni “posiblemente”, son pruebas científicas de eficacia.  De hecho “establecido” es established  en inglés, la raíz de “the establishment” que algunos traducen al español como “la casta”. El más positivo de los estudios parece ser el de Lawton and Kasari, un estudio no ABA sobre el uso de atención conjunta de seis semanas en la escuela (37).

 

Para compensar he mirado a un par de importantes meta-análisis publicados desde la fecha de las guías, sobre el tema concreto del ABA, y con substantivas bibliografías. He elegido una con análisis negativo del ABA y otra con análisis positivo. Las dos revisiones son de acceso directo en internet. Reitero que las referencias al ABA son a métodos basados en Lovaas y mayormente ligados al UCLA y para niños menores de seis años. Por lo que he leído, la existencia de “estudios sistemáticos” en gran cantidad, es lo que hace al ABA único entre los métodos de intervención en el autismo.

 

          1- Efficacy of applied behavioural intervention preschool children with autism for improving cognitive, language and adaptative behaviour: a systematic Review and Meta-analysis, Michele Spreckley et al. Journal of Pediatrics, 2010.

Esta es una revisión y meta-análisis (38)  realizada con apoyo institucional importante lo que incluye dos universidades australianas y que recaba estudios de principales bases de datos a nivel mundial: Cochrane, Embase, Medline etc. La revisión solo consigue obtener cuatro estudios aleatorizados o cuasi-aleatorizados (¿) desde 64 estudios seleccionados inicialmente por los contenidos de sus sumarios. Los resultados del análisis fueron que  ABA (en esta revisión llamado ABI) no produjo resultados significativos en áreas cognitivas, adaptativas o de lenguaje.

La revisión señala deficiencias metodológicas o de diseño en los estudios como indefinición de dos de los métodos usados en los controles, en otros dos controles era también el ABI a menores dosis, 80% y 16%; insuficientes datos sobre retención de participantes; faltas de información de criterios de inclusión etc.  La revisión aconseja un estudio aleatorizado, multicentros y señala las dificultades de evaluación debido al fenómeno de mejoría natural sin intervención a esas edades.

 

          2- Systematic review of Early Intensive Behavioural Interventions for children with autism, Patricia Howlin et al. American Association of Developmental Disabilities. 2009.

Esta es una revisión (39) del Institute of Psychiatry de Londres usando una mayor amplitud de términos y similares bases de datos que consigue seleccionar 11 estudios de entre  641, solo uno de ellos estaba plenamente aleatorizado. Incluye el estudio de Lovaas, el más positivo de todos ellos, que parece no estar aleatorizado,  como tampoco parece estar el segundo con mejores resultados (40). Creo que tres de los estudios están incluidos en la revisión australiana. La revisión obtiene evidencia de que el EIBI (Early Intensive Behavioura Intervention, así se llama aquí)  es efectivo particularmente mejorando el coeficiente intelectual, pero esta eficacia se limitaba a algunos niños siendo inefectivo para otros.

Sin embargo estos resultados deben ser matizados por los datos revisados y tablas, y finalmente la discusión del estudio.  La posibilidad de pre-selección sesgada está en el hecho de que algunos de los participantes habían recibido terapia anteriormente incluido EIBI, con lo que es posible que se seleccionaran los que responderían positivamente. Los métodos usados en los controles no están bien definidos, se les llama eclécticos, standard, de dirección parental, pero no parece que sean específicos para el autismo; esto es importante porque aunque un método específico pueda no tener efecto en sí, aquellos que lo practican van a saber más de autismo y estar mejor supervisados. Las horas de terapia, son mayores significativamente en los grupos experimentales que en los controles, 30 horas versus 19 horas a la semana de media, lo que apunta a “efectos de dosis” en los primeros.

El tiempo hasta la evaluación desde la baseline  (valoración inicial) era también significativamente más corto en los controles, cinco meses, que a esas edades es un tiempo importante. Los efectos positivos fueron en 9 de los 11 estudios, pero en algunos la diferencia fue espectacular, ciertamente en el de Lovaas, y, en otros, más limitada. No está clara la relación entre estas diferencias y otras variables. Dentro del grupo las diferencias también fueron considerables, con algunos pocos niños teniendo ganancias enormes y otros pocas o ninguna, siendo difícil encontrar factores que pudieran predecir los resultados excepto el coeficiente intelectual inicial.  Se menciona la posibilidad de sesgo de publicaciones. No hay resultados de seguimiento a largo plazo.

Los autores apuntan a numerosos defectos de metodología: “…los estudios mejores diseñados no tenían los estándares rigurosos para metodología de la intervención” y hablan de “los desacuerdos y controversias surgidas entre los investigadores” lo que hacen responsable de “…confusión y estrés en las familias” que en algunos lugares tendrían que aportar fondos, para un método que además añadiría a sus cargas pues en buena medida ellos serían los operativos. Señalan la existencia además de un número de estudios aleatorizados que muestran resultados de otros métodos no tan intensivos basados en la comunicación y la interacción social y sugieren estudios de “equivalencia”.

 

         Comentario general:

Hay poco que añadir al primer estudio que como el segundo está accesible en internet. En cuanto a este segundo, es difícil entender porqué los autores no apuntan de manera clara en el sumario a que los efectos positivos en esos 9 de 11 estudios pudieran ser debidos a “efectos de dosis”, sesgos en pre-selección y mejores conocimientos y supervisión en el grupo experimental. No se comparan grupos equivalentes. Igualmente el hecho de que los efectos positivos, pudieran ser debidos a que el tiempo  desde la baseline hasta la valoración fuera más corto en los controles lo que podría indicar la presencia de mayor número de “bloomers” en el grupo experimental.

Esto es importante por qué la fuerza y autoridad del método surge del estudio publicado por Lovaas en 1987, en el que 9 de 19 niños del grupo experimental y solo uno de los controles, mejoraron hasta ser considerados normales. Ha habido importantes dudas acerca de ese estudio, la principal es que, sugerido por el mismo Lovaas, la técnica que fue específica en el grupo experimental y a la que él atribuía mayormente el éxito era la “aversión”, es decir bofetadas, jarras de agua fría y shocks eléctricos. La aversión física como nos dice el segundo artículo, arriba brevemente comentado, está hoy prohibida en California. Hoy es muy rara su práctica con el ABA. Sin embargo esto sigue siendo importante porque la recepción redentora del estudio como un “triunfo de la ciencia empírica en psicología” llevó a un dominio sobre otros métodos o teorías y aun ahora a Lovaas y a ese estudio se le cita como el gran descubrimiento que abrió las puertas del progreso en el autismo (41). El Judge Rotemberg Centre, un centro con una larga historia de controversias por su uso del GED, electroshocks por radio-control, es parte del ABA internacional (42).

No cabe duda que ante conductas reiterada y severamente auto o hetero-agresivas, la necesidad de intervenciones de contención se impone, aunque esto quizá debería hacerse desde Salud Mental y con supervisión judicial. Pero casos supuestamente de asperger que acabaron en matanzas en masa, como los de Oregón o Conneticutt, tenían en común, no esas conductas si no la exclusión, que no fue afectada por los varios profesionales involucrados. El seguimiento de esos casos parece haberse caracterizado por la emisión de “productos” enmarcados por su capacidad de reembolso o registro administrativo, que ignoraba la subjetividad del afectado, las circunstancias familiares y en el caso de Adan Lanza y su escolarización esta era simplemente una estafa. Si comparamos esto con el caso nª 1, D.G. Triplett, primer caso diagnosticado por Kanner y que recientemente ha salido en los medios, (43a, 43b) no podemos dejar de sorprendernos por la buena colaboración entre Kanner y la familia, la comunidad y las autoridades educativas, que llevaron a un alto grado de personalización antes de que esta estuviera inventada oficialmente y así a un rotundo éxito en términos de la inclusión, salud y bienestar del entrañable Mr Triplett.

En definitiva no hay “consenso” internacional; hay un dominio de estudios, formación, departamentos académicos, asociaciones, etc, de métodos como ABA, y insistentes críticas a ese método y filosofía, desde ciertos sectores profesionales, ni mucho menos solo psicoanalistas y desde asociaciones de afectados como ASAN. No hay apoyo a la financiación pública del ABA en las guías citadas. Y no hay evidencia científica alguna de que el ABA es superior a ningún otro método no conductista con foco en los problemas de comunicación y reciprocidad, con conocimientos de la clínica del autismo, sobre una relación positiva, con atención a cambios y transiciones, y con experiencia y/o supervisión adecuada.

 

        Reflexiones Finales:

  1. La evidencia científica presente no avala el uso de ninguna terapia concreta para el autismo en general. Algunas como el ABA presentan además problemas éticos y prácticos de mucha importancia. El abordaje del autismo debe ser sobre la base de la Convención, con énfasis en inclusión y habilitación, acompañamiento y uso de entornos adecuados donde fuese necesario; personalizado, de cuna a tumba, sin sisas y atendiendo a situaciones de transición y cambio. Los aspectos de terapia, normalización de conducta y similares dejan de estar en primera línea.
  2. Puede haber prácticas terapéuticas intensivas que sean útiles para algunos niños en los primeros años, aunque es difícil saber quien se beneficiaría y quién no. Hay terapias prometedoras en las áreas de comunicación e interacción social que deberían explorarse. Hay intervenciones como las ICs que son probablemente útiles en el abordaje de las conductas problemáticas en mayores. El abordaje de conductas como la autoagresión severa, debe ser un tema abierto. A través de los servicios de Salud Mental públicos, los afectados de asperger, con cuadros de ansiedad o depresión deberían tener acceso a formas de psicoterapia por profesionales que saben de autismo.
  3. Creo que va siendo hora de que palabras como “consenso”, “basado en la evidencia” y “bien establecido” dejen de ser usadas con propósitos de mercadotecnia corporativa.

 

Conclusión:

La exigencia de imponer un sistema asistencial para el autismo dominado por el “análisis de conducta aplicado”, carece de suficiente evidencia científica, no tiene sentido práctico y es éticamente cuestionable.

La Convención sobre Derechos de Personas con Discapacidad es ley, y su implementación necesita trabajo y recursos, reflexión y prudencia. La inclusión es fundamentalmente una cuestión de derechos no de normalización de conductas. Los cambios necesarios en la sociedad, sistemas asistenciales y familias llevarán tiempo y no es aceptable que se tomen decisiones que llevan precisamente por el camino contrario al que hay que tomar. La petición de Aprenem es una resistencia a esos cambios.

 

15 de febrero de 2016

 

Listado de referencias:

1a- Change.org. Petición de la Asociación Aprenem.

1b- http://www.sentex.net/~nexus23/naa_aba.html

2- El tema ha entrado en el debate político: http://independent.co.uk/news/world/americas/donald-trump-says-vaccinations-are-causing-an-autism-epidemic-10505087.html

3- http://amsm.es/2013/12/12/1233/

4a- http://wikipedia.org/wiki/Neurodiversity

4b- http://corticalchauvinism.com/2016/02/03/steve-silberman-y-su-tribu-de-simpatizantes-nazis/comment-page-1/#comment-15478

5- http://espectroautista.info/manifiesto-extensi%C3%B3n-espectro-autista

6a- http://www.cdc.gov/ncbddd/autism/data.html

6b- http://leftbrainrightbrain.co.uk/2015/11/17/u-s-announces-2-autism-rate-again-and-its-dependent-on-a-change-in-the-way-a-survey-is-worded-again/

6c- http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(06)69041-7/abstract

6d- http://autismodiario.org/2012/03/13/la-prevalencia-del-autismo-en-salamanca-y-zamora-al-descubierto/

7a- http://anp.ucsf.edu/research/studies/outcome

7b- http://disabilityscoop.com/2012/06/29/autism-surge-analysis/15957/

8- http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2013/10/16/peds.2012-3774.abstract

9- http://the-nimh-withdraws-support-dsm-5

10- http://wikipedia.org/wiki/Retrospective_diagnoses_of_autism-

11- http://usmagazine.com/celebrity-news/news/jerry-seinfeld-clarifies-autism-comments-20142111

12- http://nymag.com/news/features/autism-spectrum-2012-11/ Serían características de fenotipo TEA: gran habilidad para entender detalles y mecanismos, escasa para síntesis y contextos. Deficiencias en reciprocidad. Pensamiento y memoria predominantemente perceptual o matemático sobre lo semántico o dialógico.

13- http://medscape.org/viewarticle/569549_4

14- http://www.livescience.com/19415-severe-autism-progress-bloom.html

15a- http://journals.cambridge.org/action/displayAbstract?fromPage=online&aid=5025556&fileId=S0033291700028099.

15-b http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25738232.

16- http://archpedi.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=382225

17- http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21727249

18- http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1681408

19- http://scientificamerican.com/article/antidepressants-in-pregnancy-tied-to-autism/

20- http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24352232

21- 2014/06/28/mothers-birthplace-a-risk-factor-for-autism

22- http://archpsyc.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=1666655

23- Autistic patterns and defective communication in blind children with retrolental fibroplasia. W.R. Keeler.in Psychopathology of Communication. Grune and Stanton. Pp 64-81, 1958.

24- Autismo y Discapacidad Visual . Reflexiones, Investigación e Intervención educative. Linda Pring y cols. 2009, Asociación Autismo Avila.

25a- http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3010743/

25b– Y solo con la ayuda de un calcetín, por favor ver part2: Talking Twin Babies (via http://ow.ly/Xq4jF).

26- Algo así nos dice Mark Twain en las Aventuras de Huckleberry Finn.

27- Tratamiento Conductual y funcionamiento educativo e intelectual normal en niños autistas. O.Ivar Lovaas. Universidad de Los Angeles. Traducción del artículo de 1987.

28- http://abainternational.org/about-us.aspx

29- http://www.communitycare.co.uk/blogs/social-care-experts-blog/2009/08/cognitive-behavioural-therapy/

30a- https://uit.no/Content/418448/The%20effect%20of%20CBT%%20falling.pdf 20is

30b- http://tavistockandportman.uk/about-us/research/current-research-projects/adult-depression-study-tads

30c- http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4231198/

31a- http://www.rcpsych.ac.uk/files/pdfversion/cr144.pdf

31b- https://www.nice.org.uk/guidance/NG11/documents/challenging-behaviour-and-learning-disabilities-draft-guideline2

31c- Intervenciones comunicativas en problemas del comportamiento.  Edward G. Carr- Alianza Editorial 2005.

32- Prevalence and Characteristics of Autism Spectrum Disorder Among 4-Year-Old Children in the Autism and Developmental Disabilities Monitoring Network.Christensen, Deborah L. et al. Journal of Developmental & Behavioral Pediatrics., Post Author Corrections: December 09, 2015.

33- http://www.feat.org/portals/0/publicdocuments/cabestpr.pdf

34- http://www.sign.ac.uk/pdf/sign98.pdf

35- http://www.health.govt.nz/publication/new-zealguidelineand-autism-spectrum-disorder

36- http://associacioaprenem.org/sites/default/files/PDF/TEA_Evidencia.pdf

37- http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22582764

38- Efficacy of applied behavioural intervention preschool children with autism for improving cognitive, language and adaptative behaviour: a systematic Review and Meta-analysis.    Michele Spreckley et al. Journal of Pediatrics. 2010.

39- http://altteaching.org/Docs/Systematic_review.pdf

40- http://pop.interactingwithautism.com/pdf/treating/129.pdf

41- Para acceso a una crítica del ABA por parte de afectados y familias, además del  análisis antes señalado en 1b, ver: http://emmashopebook.com/tag/michelle-dawson/

42- http://www.bostonmagazine.com/2008/06/the-shocking-truth/

43a- http://www.bbc.com/news/magazine-35350880

43b-  http://www.t13.cl/noticia/mundo/la-conmovedora-historia-donald-grey-triplett-primer-nino-diagnosticado-autismo

El autismo sin marcadores. Miquel Bassols.

El autismo sin marcadores. Miquel Bassols.

IMAG4257Intervención en el Foro Autismo, Barcelona, 11/12/2015

Tomado con su autorización del blog: Desescrits

Estamos en una época en la que los modelos clínicos para el tratamiento de las diversas enfermedades se suceden a una velocidad creciente. Y ello es debido en parte a los avances técnicos, tanto en el procesamiento de datos informáticos como en los nuevos equipos de observación no invasiva del organismo humano.

Pero los avances tecnológicos no siempre significan un avance en los conceptos que deberían orientar y ordenar la clínica. Más bien puede suceder al revés. Así, en el campo de las llamadas “neurociencias”, lugar de referencia habitual de dichos avances en el campo de la salud mental, se ha señalado con razón el estado más bien precario de la consistencia de los conceptos utilizados. Por ejemplo, y para dar sólo una de las múltiples referencias que hoy encontramos sobre este tema, dos investigadores del Neurocentre Magendie de Burdeos, (Michel Le Moal y Joël Swendsen), han señalado recientemente que “las neurociencias han progresado más sobre la base de avances tecnológicos que no sobre la base de avances conceptuales”. El recurso constante a las nuevas técnicas provenientes de otras ciencias, como las imágenes por resonancia magnética (IRM) o similares, “ha conducido [así] a una visión progresivamente reduccionista del cerebro y de sus funciones”. Por otra parte, tal como señalan los mismos autores, las construcciones psicológicas que intentan escapar a este reduccionismo dejan en el más oscuro misterio buena parte de las conductas individuales observadas: “de hecho —acaban diciendo— la separación entre estas dos aproximaciones nunca ha sido tan grande como ahora”[1]. Así, se constata un progresivo distanciamiento entre los instrumentos diagnósticos y la práctica terapéutica efectiva.

Dicho de otra manera: en este campo, cuanta más precisión existe en las técnicas de exploración, menos se comprende qué se está observando y qué relación tiene con lo que se acaba diagnosticando. Lo que es una muestra más de la creciente independización de la técnica y de sus nuevos recursos en relación a la ciencia que debería saber pensar y orientar su uso. Tal como señalaba Jacques-Alain Miller hace un tiempo en su Curso: “Nos damos cuenta hoy de que la tecnología no está subordinada a la ciencia, representa una dimensión propia de la actividad del pensamiento. La tecnología tiene su propia dinámica”.[2]

Esta dinámica propia de la técnica es la que, de hecho, está arrastrando desde hace unas décadas a la clínica a sus sucesivas remodelaciones. Con respecto a la llamada “salud mental”, y muy en especial en la clínica del autismo, no se trata ya de una remodelación del edificio sino de un cambio radical del propio modelo en sus fundamentos. El clásico manual del DSM, que ha ido extendiendo de manera tan ambigua el término “autismo” hasta transformarlo en ese “trastorno de espectro autista” cada vez más inespecífico, responde a un modelo de descripción estadístico que sus propios redactores están poniendo, como es sabido, cada vez más en cuestión.

No olvidemos que el manual del DSM tuvo de hecho sus primeras inspiraciones en los desarrollos de una clínica psicoanalítica en la que los postfreudianos habían perdido ya la brújula de la propia experiencia freudiana. El furor descriptivo y estadístico fue ganando así la partida hasta hacer hoy de este manual un pesado instrumento cada vez más inoperante para una clínica que, de hecho, despareció en combate ya hace tiempo.

Con respecto al autismo, el resultado es finalmente de lo más confuso. ¿Qué designa hoy el nombre autismo? Éric Laurent lo ha resumido de manera precisa en su libro La batalla del autismo. De la clínica a la política, donde leemos: “Se puede sacar en todo caso una primera enseñanza de los debates con respecto al autismo: un nombre excede a las descripciones de su sentido. Ya no se sabe muy bien lo que este nombre designa exactamente. Su función clasificatoria produce efectos paradójicos: la clasificación que resulta de ello se revela de lo más inestable”.[3]

Así, las marcas del autismo, en el sentido de los rasgos clínicos que lo definirían, se han vuelto cada vez más imprecisas hasta llegar a ampliarse a rasgos que pueden encontrarse también en el común de los humanos.

Por supuesto, esta circunstancia es una objeción de principio que no ha pasado desapercibida para los gestores de la salud mental y sus evaluadores. Ante esta confusión creciente, se anuncia ya una nueva clínica, que promete barrer con las imprecisiones y contradicciones de la clínica que parece destinada a pasar pronto a la historia, como la antigua clínica basada en el DSM. Aunque el debate entre las dos orientaciones se ha establecido ya a ambos lados del Atlántico, todo indica que el cambio de modelo será progresivo pero también profundo. Se trata, en efecto, no de una nueva remodelación de la fachada del edificio clínico sino de un cambio de sus fundamentos siguiendo el nuevo modelo de la hoy llamada “Precision Medicine”, la “Medicina de precisión”. Es la orientación marcada por el National Institute of Mental Health americano, que se propone de hecho substituir a la “Evidence Based Medicine”, la medicina basada en la evidencia o en los indicios, que requería de alguna forma de una interpretación de los rasgos clínicos. El modelo de la “Precision Medicine” no tiene por qué hacer ya un recurso al ambiguo testimonio de la palabra del propio sujeto o de sus familiares, palabra siempre equívoca en sus posibles y múltiples sentidos, o a las descripciones y observaciones que se multiplican de manera incesante. El proyectoPrecision Medicine Iniciative, anunciado por el presidente Obama el pasado mes de Enero, cuenta con una nuevo instrumento, —además de un enorme presupuesto— , un instrumento absolutamente independiente desde su principio de la palabra y del lenguaje, igualmente independiente de la observación clínica clásica. Este nuevo modelo, bautizado como RDoc (Research Domain Criteria) cuenta con la técnica basada en los biomarcadores.

 

Un biomarcador es una sustancia que funciona como indicador de un estado biológico. Debe poder medirse objetivamente y ser evaluado como signo de un proceso biológico normal o patológico, o como respuesta a un tratamiento farmacológico. En el registro genético, un biomarcador puede ser una secuencia de ADN detectada como posible causa de un trastorno. Así, el mismo procedimiento que puede utilizarse para la detección y tratamiento de la diabetes o de distintas formas de cáncer, se piensa también utilizable para toda la serie de trastornos mentales, incluido por supuesto el autismo cuando se lo incluye en esta serie. Desde hace un par de décadas, los laboratorios de investigación se han lanzado a la búsqueda de biomarcadores de la más amplia serie de trastornos descritos, con un optimismo exacerbado por los lobbies de la industria farmacéutica y de ingeniería genética, con la promesa de descubrir los biomarcadores que determinarían dichos trastornos. Con respecto al autismo, no había día sin que apareciera un artículo en las revistas científicas con la hipótesis de tal o cual biomarcador, de tal o cual secuencia de ADN que estarían “implicados” —es el término que se suele utilizar— en la determinación del amplio cuadro definido como autismo o como “trastorno de espectro autista”. Hemos reseñado ya algunos en otra parte. El optimismo decrece y va dando lugar a un fundado escepticismo a medida que se encuentran más y más hipótesis imposibles de verificar para un número suficiente de casos. Más bien parece que a cada caso correspondería una configuración específica.

Se da aquí una nueva paradoja, señalada por nuestro colega Dr. Javier Peteiro, propio de la era de las tecnociencias: “Es llamativo que la Biología se haga determinista cuando la Física ha dejado de serlo. Un determinismo absolutamente infundado, genético o neurobiológico persigue dar cuenta no sólo de cómo es un individuo sino de cómo actuará en un contexto dado.”[4] Como reacción a este determinismo infundado, la nueva Biología llamada “de sistemas” sostiene por el contrario la continua interacción entre procesos que pertenecen a niveles distintos de la jerarquía biológica, que van desde lo molecular hasta la totalidad de los órganos, aparatos y sistemas que conforman el organismo.[5] Y en todo caso, esta interacción está lejos de explicar la respuesta singular que cada sujeto da a su complejidad.

En la carrera a la búsqueda de marcadores del autismo, los llamados “candidatos” no han faltado. Hace cinco años, un conocido y polémico artículo publicado por Helen V. Ratajczak, que había sido una de las principales científicas en un notorio laboratorio farmacológico, hacía una recensión de al menos 79 biomarcadores para el autismo, que podían ser medidos en los sistemas gastrointestinal, inmunológico, neurológico y toxicológico del organismo. Les ahorro la enumeración. La propia autora no deja de avisar de entrada sobre la enorme dificultad y complejidad a la hora de definir las condiciones tan heterogéneas que definen el autismo. Y termina afirmando que “no puede considerarse un solo biomarcador como específico para el autismo”, de modo que resulta absolutamente “inadecuado indicar marcadores únicos”[6] para este amplio espectro de trastornos. Por otra parte, muchas veces el autismo resulta sindrómico, es decir secundario con respecto a otros trastornos orgánicos, lo que hace todavía más complejas las hipótesis.

La lista de biomarcadores candidatos sigue, sin embargo, aumentando. El problema no es ya si puede existir o no un biomarcador para el autismo. El problema es que, siguiendo esta vía, no dejan de aparecer cada vez más, en una progresión que tiende infinitesimalmente a definir el conjunto de rasgos que configuran el organismo humano. De ahí el progresivo escepticismo en estas vías de investigación que, por lo demás, no han tenido la menor incidencia en el tratamiento y en la vida de los sujetos con autismo.

Cuando uno se aventura a explorar esta selva de referencias, de las que nadie puede tener hoy una visión de conjunto, se da pronto cuenta de la existencia de un problema de principio. Los investigadores que promueven y llevan a cabo estas investigaciones rara vez son clínicos, es decir, rara vez se han visto confrontados al tratamiento de personas con autismo. Peor aún: buen número de veces —como en el caso que comenté hace poco sobre un nuevo posible candidato situado en la proteína denominada Shank3— los datos han sido extrapolados a partir de la experimentación con roedores, ratones que han sido diagnosticados como autistas por el hecho de observarse en ellos conductas antisociales, o una “anormalidad en la sociabilidad”, después de haberlos privado de dicha proteína.

De más estaría señalar que la mera idea de diagnosticar a un ratón de “autismo” es un contrasentido absoluto, cuando no un insulto a una tradición clínica que ya tiene suficientes dificultades, como hemos visto, para ordenar el cuadro de fenómenos agrupados bajo este término.

La impresión, después de volver de esta selva de referencias, es que, tanto en los estudios más bienintencionados como en los más inverosímiles (como el que afirma que el plaguicida glifosato producirá un 50% por ciento de niños diagnosticados como autistas dentro de diez años),  ya no se sabe muy bien qué es lo que se está buscando. El autismo es hoy una llave perdida y, como en el cuento de Wenceslao Fernández Flórez, es una llave perdida que se sigue buscando en la noche bajo el farol con la buena excusa de que ahí hay más luz.

 

Digámoslo así para recapitular: la multiplicación de hipótesis sobre biomarcadores y marcadores genéticos, lejos de arrojar alguna luz sobre la imprecisión conceptual que subyace en la noción de autismo, no hace más que oscurecer el verdadero lugar en el que conviene investigar, el que debe promover nuestro interés para tratar y hacer más soportable la vida del sujeto con autismo. El sujeto con autismo es, en primer lugar y a pesar de las apariencias, un sujeto que tiene algo que decirnos —así lo planteó Jacques Lacan de manera tan simple como subversiva—. Es un sujeto que vive y se debate en un mundo de lenguaje que le resulta tan inhóspito como a veces indiferente, pero que tiene sus leyes propias, leyes que debemos aprender a descifrar en cada caso. Y en este campo, en el campo del lenguaje en el que siempre tratamos al sujeto, las resonancias magnéticas, como suelo decir, sirven de bien poco porque de lo que se trata es de estar atento a las resonancias semánticas, a los sentidos y sinsentidos que atraviesan cada acto, cada momento de la vida del sujeto con autismo.

En este campo de juego del lenguaje el autismo se escabulle, en efecto, de todos los marcadores que queramos emparejarle, ya sea —si me permiten la analogía— con el sistema de marcadores por zonas o  de un marcaje jugador a jugador. Y ello por la sencilla razón de que la verdadera marca del sujeto con autismo se encuentra no en su organismo sino en su objeto, en ese objeto que con el que suele acompañarse con tanta frecuencia, ese objeto que a veces nos parece tan inútil como ineficaz para vivir en el mundo, incluso molesto, aunque otras veces se muestre de una utilidad y de una eficacia asombrosas.

 

Permítanme aquí un testimonio personal sobre un episodio que sigue hoy muy presente para mí. A finales de los años setenta, tuve la suerte de empezar a trabajar en un centro de educación especial. Ahí me encontré con un niño de siete años, llamado José. Era un niño que no reconocía su imagen en el espejo, que apenas dirigía una palabra a nadie, que sólo gritaba palabras sueltas e incomprensibles, acompañadas de extrañas estereotipias repetidas una y otra vez. José deambulaba frenéticamente por las distintas estancias de la institución, intentando encontrar el perímetro de un espacio que parecía para él tan invivible como imposible de delimitar. Buscaba así desesperadamente un borde en el que alojar su cuerpo, un cuerpo que él mismo experimentaba, precisamente, sin borde alguno. Cuando me encontré con él, José mostraba en su cara dos marcas, dos inquietantes heridas, exactamente simétricas, en sus mejillas, dos marcas que él mismo se abría constantemente. Con estas dos marcas, José se movía de un lugar a otro sin sentido aparente, como si fuera arrastrado por las dos únicas palabras que gritaba a las paredes, dos palabras que eran una en realidad: “Tren-José”. Cuando a veces llegaba a detenerse, su actividad preferida era formar hileras con objetos de lo más heterogéneos, en un tren inmóvil que sólo se hacía un lugar añadiendo, de forma metonímica, un vagón más para llegar a ninguna parte. Quien haya tratado con niños con autismo reconocerá de inmediato este tipo de fenómenos. Son fenómenos de lenguaje a los que prestamos la mayor atención cuando nos orientamos en la enseñanza de Lacan.

Por mi parte, tardé más de seis meses en entender que el tren en cuestión no era para José un objeto exterior a él, no era un objeto constituido y representable fuera de su cuerpo, un cuerpo que carecía de los bordes simbólicos necesarios para distinguir un interior y un exterior. José venía cada día en tren con su madre al centro. Tardé más de seis meses en entender que ese “Tren-José” atravesaba literalmente su cuerpo de manera aterradora, que no había para él distancia alguna con el rugir del tren incrustado en él, que ese rugir seguía resonando en su cuerpo una vez el tren ya había partido. Y que atravesaba su cuerpo siguiendo las dos vías que aparecían exactamente marcadas en su rostro, sin imagen especular posible.

Con ese descubrimiento hubiera podido tal vez iniciarle en una serie de rutinas adaptativas destinadas a hacerle más soportable el viaje en tren con su madre, y tal vez parar un poco así su ritmo frenético con la esperanza de incrustarle por mi parte las llamadas “habilidades sociales” necesarias para convivir de la buena manera con sus congéneres. No hice nada de eso. Me permití únicamente acompañarle en su deambular frenético por la sala en la que estaba con él y aprovechar los momentos de detención para incluirme yo en la serie de objetos de su tren. Así apareció un buen día un nuevo elemento en el tren de vagón único de sus palabras y vino con un nuevo grito: “Tren-José-Miel”. Entiéndase “Miel” como un trasunto o como una dulce transcripción de mi nombre, si quieren. Lo importante es que ese nuevo vagón fue el inicio de una posible entrada en su vía cortada, el inicio de un extraño vínculo entre “mi” y “él”. Si esa contingencia, casi azarosa, como al pasar, no me pasó por alto fue sin duda porque yo transitaba ya los escritos y los seminarios de Lacan, aunque no lograra entenderlos del todo.

Lo que puedo decir hoy es que si yo hubiera tenido en aquel momento más formación en el Campo Freudiano habría tardado desde el principio no más de seis minutos en entender que en ese “Tren-José” se jugaba toda la estructura de lo que hoy llamamos el “objeto autista”, un objeto sin bordes y que no está localizado a partir de un interior y un exterior del cuerpo, un objeto que es, sin embargo, la vía regia para tratar la insondable decisión del sujeto de rechazar todo vínculo con el otro, todo vínculo que no pasara por esa vía extraña. De este objeto fundamental, principio de todo tratamiento posible, no hay marcadores, sólo marcas que a veces aparecen en el cuerpo, en la lengua o en la imposibilidad de construir uno y otra.

Para localizarlo, no hacía falta ningún escáner, ninguna resonancia magnética, ningún otro medio y presupuesto —entiéndase incluso en su sentido más económico— que haber entendido un poco al menos el aforismo lacaniano según el cual “el inconsciente está estructurado como un lenguaje”, haber entendido que ahí reside finalmente la eficacia de un tratamiento posible siguiendo su orientación.

Este episodio me enseñó que el único marcador del sujeto, el más fiable, se encuentra en el lenguaje, y más todavía cuando la palabra se pierde en los laberintos de un cuerpo imposible de construir. El autismo sin marcadores es el autismo de la palabra, de la lengua privada que debemos aprender a escuchar y a descifrar en las marcas del cuerpo hablante.

Es un tema de suficiente importancia en la actualidad como para que la Asociación Mundial de Psicoanálisis haya creado un Observatorio sobre políticas del autismo, dedicado a investigar y a proponer acciones siguiendo esta orientación.

Es un problema de actualidad clínica, sin duda, pero lo es porque también es finalmente un problema de civilización, es decir de qué civilización queremos. O bien una civilización de sujetos reducidos a biomarcadores, o bien una civilización de seres de lenguaje que quiera descifrar su destino en una cadena de palabras, por simple que parezca, para tratar su malestar.

 

 

 

[1] Michel Le Moal, “Sciences du cerveau : la longue route vers la maturité et le réductionnisme du temps présent”, in Comptes Rendus Biologies 2015.

Disponible on-line: http://www.em-consulte.com/en/article/993264

[2] Jacques-Alain Miller, “Nullibieté”, Cours Orientation lacanienne, 14/11/2007 (inédito).

[3] Éric Laurent, La bataille de l’autisme. De la clinique à la politique. Navarin-Le Champ freudien, Paris 2012, p. 52-53.

[4] Javier Peteiro Cartelle, “Víctima. La presión de las tecnociencias: habitar o ser rehén del cuerpo”, en Freudiana nº 73, Barcelona, Abril 2015, p. 75.

[5] Ver al respecto, Denis Noble, La música de la vida. Más allá del genoma humano. Ediciones Akal, Madrid 2008.

[6] Helen V. Ratacjzak, “Theoretical aspects of autism: biomarkers —a review”, in Journal of Immunotoxicology, 2011; 8(1): 80-94.

 

Manifiesto de Minerva. En respuesta a la campaña de la Associació Aprenem

Manifiesto de Minerva. En respuesta a la campaña de la Associació Aprenem

MANIFESTO DE MINERVA

 MANIFIESTO DE MINERVA EN PDF

(Para adherirse al Manifiesto rellene

el formulario al final del Documento)

Dirigido al Hble. Sr Antoni Comín, Conseller de Salut; a la Hble. Sra. Meritxell Ruiz, Consellera d’Ensenyament; y a la Hble. Sra. Dolors Bassa, Consellera de Benestar Social i Família; de la Generalitat de Catalunya

Y en respuesta a la campaña de la Associació Aprenem: “Prácticas obsoletas en la atención pública del autismo en Cataluña” en Change.org

I. A FAVOR DE LAS CAUSAS LEGÍTIMAS QUE REHÚYEN EL AUTORITARISMO
Reclamos de soluciones reduccionistas a problemas complejos. Esta es la pendiente que toma una sociedad, en este caso la nuestra, cuando elude el debate de las ideas. Si, además, la angustia empuja, entonces aparecen actitudes autoritarias que no aceptan más que el silencio y la obediencia como respuesta.

La campaña iniciada por la Associació Aprenem, con el objetivo de eliminar la orientación clínica del psicoanálisis en los servicios de atención a las personas con autismo es, ciertamente, conductista. Querría modificar la conducta de aquellos profesionales y familias que se moverían buscando otros modelos teóricos y prácticos con los que se sienten más identificados.

Entendemos que esta movilización afecta, por supuesto, a todos aquellos profesionales formados y orientados por el psicoanálisis, pero también a los de otras orientaciones –incluso cognitivo-conductuales- que saben que el tratamiento del autismo es muy difícil y delicado, que la verdad no es nunca absoluta, que la revolución científica en Europa fue posible gracias al pensamiento abierto y plural de la Ilustración y, por tanto, que la ciencia necesita el debate de las ideas y la libertad de sus practicantes, y que la democracia y el derecho de elegir son condiciones inalienables en una sociedad justa que vela por la cohesión social.

Nos alerta y nos preocupa profundamente el alcance de esta manifestación pública, pues trasciende el tratamiento del autismo y el respeto a los derechos más fundamentales. Si nos expresamos con la contundencia de estas líneas es porque la movilización de Aprenem ataca pilares fundamentales de una sociedad como la catalana, que ha conseguido una red en la atención pública educativa, social y sanitaria, reflejo de un tejido social y asociativo, construido durante décadas de democracia, incluso desde antes, durante los años más oscuros de la dictadura.

Las voluntades de incidir en los modelos políticos no deberían poder ejercerse sin el diálogo y el consenso. Cualquier participación unilateral no será sino una imposición, aunque provenga del consenso de una minoría, o de un colectivo que se erige en el verdadero y único portavoz de una causa legítima.

Que un colectivo como este, dudosamente mayoritario, se erija ahora como único amo de la verdad, la quiera imponer y, así mismo, expulsar a los que no comparten su doctrina no es sino un signo alarmante de autoritarismo que en cualquier caso conviene tratar.

II. A FAVOR DE LA DEMOCRACIA, QUE PERMITA LA ELECCIÓN
Paradójicamente, en los últimos años de grave crisis económica, social e institucional, se han hecho evidentes las cualidades de nuestra sociedad. La responsabilidad ciudadana ha sido, sin lugar a dudas, una de ellas, y la demanda de más democracia un signo de madurez de nuestra colectividad. Los servicios sociales, sanitarios y educativos son campos especialmente sensibles al afán regulador, si se olvida que el centro gravitatorio de sus políticas son las personas. Cuando de lo que se trata es de las dificultades por las que ellas pasan, la conversación, el consenso y la aceptación de las limitaciones propias y de los demás resultan ser la única coyuntura que puede hacer posible la aparición de la invención y el mantenimiento de la paz social.

El estado del bienestar –no tan sólido como querríamos, cierto- ha estado sustentado en gran medida por nuestros profesionales –sociales, sanitarios y educativos- en los momentos de más dificultades. Ellos han aceptado cumplir con creces sus responsabilidades en momentos de pérdida muy notable del poder adquisitivo, de derechos laborales, y de condiciones duras de trabajo. Sus formaciones, las universitarias y las permanentes, son muy diversas y muchas de ellas han sido sostenidas con esfuerzo por cada uno de ellos.

Por supuesto que la atención pública es mejorable y que de profesionales hay de muchos tipos. Sin embargo, en mayor o menor grado, sus bagajes forman parte ya de un bien común. Además, el reto que el autismo plantea ha llevado y lleva a muchos de estos profesionales a inventar, desde la falta de un saber definitorio, los recursos más adecuados para las personas con autismo y sus familias.

Es también un hecho compartido que las administraciones trabajan codo con codo con los profesionales de nuestras instituciones, y que los colectivos de padres, madres y afectados, desde la singularidad que caracteriza a cada uno de ellos.

Todo esto nos lleva a preguntarnos:

¿De dónde proviene la autorización de esta asociación para dictar a los políticos cómo los profesionales tienen que hacer su trabajo y a pedirles, además, su obediencia?

¿Quiénes son los profesionales y expertos que les asesoran y con qué instituciones están vinculados?

¿De qué conocimiento sobre la diversidad de formaciones y orientaciones clínicas parten, que malentienden expresamente el psicoanálisis para encajar allí prácticas muy diversas que no se reconocen necesariamente como tal?

¿Dónde está su sentido democrático, que querría impedir a los padres y madres escoger sus recorridos en la red pública y, a los profesionales, la afinidad de su práctica con sus criterios éticos y epistémicos?

Una petición como la de esta asociación –que lleva el imperativo inscrito en su nombre- instala la sospecha entre profesionales, políticos y familias. Y lejos de favorecer la cohesión social, empuja a unos y otros hacia la ruptura de todo tipo de lazo.

El Manifiesto de Minerva es un llamado al respeto mutuo entre los profesionales, los familiares, los representantes de la administración y los políticos. Sabemos que pensamos diferente, que tenemos
orientaciones diferentes, pero creemos que desde el respeto nos podremos exigir, también, hacer bien nuestro trabajo.

III. A FAVOR DE LA MULTIDISCIPLINARIEDAD Y LAS OPCIONES TÉORICAS DIVERSAS
La cuestión del autismo no había estado nunca en el primer plano de las políticas sociales y sanitarias. Esta situación nos permite seguir con atención los avances de la ciencia seria –lentos pero seguros- pero, sobre todo, abordar los imposibles que el autismo plantea, desde la cotidianeidad de las personas afectadas y de sus familias. A la vez, constatamos que el protagonismo actual de este diagnóstico puede generar una demanda de resolución difícil de soportar. El activismo del colectivo Aprenem es un ejemplo de ello.

No disponemos como sociedad de un consenso sobre las causas del autismo ni tampoco de un acuerdo profesional sobre una supuesta curación. Así, sin este consenso, es preciso debatir desde el conocimiento riguroso de lo que hacemos.

No estamos en disposición de pretender que lo que ha servido para unos tenga que funcionar para otros.

No siendo la evidencia científica que se pregona una evidencia de curación, tampoco un método puede ofrecerse como única propuesta. En efecto, más allá de la respuesta de la ciencia, los padres evidencian lo que les ha servido, a sus hijos y a ellos. La evidencia no es finalmente científica, es testimonial.

Reducir el tratamiento del autista a la rectificación de sus conductas implica desconocer que las personas padecemos, sentimos, nos expresamos, nos construimos en la relación con los demás, y nuestras conductas, aunque cuestionen el sentido común, son un reflejo de ello. Aunque sea obvio, consideramos como personas también a los llamados autistas y esperamos de ellos sus expresiones más íntimas, aunque no encajen en la imagen narcisista del mundo.

Añadimos, además, que reducir el tratamiento del autismo a la rectificación de sus conductas implica considerar que la base de estas técnicas radica en la obtención de la obediencia del autista. Consecuentemente, todos aquellos que no se presten serán segregados por incompatibilidad con el método.

El abordaje del autismo no puede ser más que multidisciplinar, ya que su afectación recae sobre prácticamente todas las parcelas de la vida del sujeto. Psicoanalistas de diferentes orientaciones, psicólogos, logopedas, terapeutas diversos, psicomotricistas, médicos, psiquiatras, pediatras, maestros y educadores tienen que ejercer su trabajo desde su disciplina. Pero el hecho de que la perspectiva de la que partan no sea el psicoanálisis no implica que se les tenga que requerir un abordaje conductual.

Conviene tener presente que están apareciendo críticas argumentadas que, desde disciplinas diversas, cuestionan la ética de los métodos reeducativos y de rectificación de conducta. Entre ellas, la de testimonios de personas con autismo que han sido objeto de su aplicación y que, como Michelle Dawson, han accedido a la escritura para poder explicarlo. Conviene estudiarlos a fondo, así como los textos de referencia de unas prácticas que, ya con el fundador del ABA (Applied Behavior Analysis), O.I. Lovaas, se situaban en el grave margen del maltrato.

Finalmente, advertimos que si deducimos los abordajes del autismo a un solo produciremos grandes bolsas de segregación que no harán sino aumentar el problema que pretendíamos resolver. El autismo es difícil, plantea muchos interrogantes y algunos imposibles, hecho que obliga a que los recorridos que los padres
quieran hacer sean tan diversos como sus propios estilos de educar. Si la administración no ofrece estas opciones desde el ámbito público, aparecerán otras prácticas mucho más oscuras.

Los firmantes de este Manifiesto, y todos aquellos que se irán añadiendo –instituciones, profesionales de disciplinas y orientaciones diversas, entidades de familiares de personas con autismo- exponemos:

1. Que nos encontramos ante una agresión al derecho fundamental del ejercicio de elección de la orientación teórico-práctica de los profesionales, del derecho democrático de padres y madres a escoger el tratamiento que consideren más oportuno para sus hijos, y de la libertad de expresión de las personas afectadas de autismo.

2. Que la evidencia científica, estandarte de su batalla, tiene que ser objeto de un análisis riguroso y de una crítica fundamentada, pues se sirve de la disciplina científica para prometer más de lo que demuestra.

3. Que necesitamos la ayuda de nuestros representantes políticos para detener pendientes autoritarias como la que lidera hoy Aprenem, así como la apertura de espacios de reflexión, discusión e intercambio de ideas por parte de los agentes que estamos implicados en la mejora de las personas con TEA y de sus familias.

Aprenem nos ha situado ante una disputa como aquella que, en el mito, tenía que resolver poner un nombre a la ciudad de Atenas. Neptuno y Minerva fueron convocados a encontrar la opción más próspera, pero el primero de ellos olvidó que poner un nombre no quería decir hacerse con el dominio de un territorio.

En Barcelona, a 22 de diciembre de 2015

Foro autismo 2015

http://autismos.elp.org.es

foroautismo@elp.org.es

Nombre (obligatorio)

Apellidos (obligatorio)

NIF

Correo electrónico (obligatorio)

Profesión-Oficio-Afinidad (obligatorio)

Manifest de Minerva. En resposta a la campanya de l’Associació Aprenem.

Manifest de Minerva. En resposta a la campanya de l’Associació Aprenem.

MANIFEST DE MINERVA

(Per Adhesións al Manifiest s’ha de omplir

el formulari al final del document)

MANIFEST DE MINERVA EN PDF

Dirigit a l’Hble. Sr Antoni Comín, Conseller de Salut; a la Hble. Sra. Meritxell Ruiz, Consellera d’Ensenyament; i a la Hble. Sra. Dolors Bassa, Consellera de Benestar Social i Família; de la Generalitat de Catalunya

 

I en resposta a la campanya de l’Associació Aprenem: Prácticas obsoletas en la atención pública del autismo en Cataluña” a Change.org

 

  1. A FAVOR DE LES CAUSES LEGÍTIMES QUE DEFUGEN L’AUTORITARISMEReclams de solucions reduccionistes per a problemes complexos. Aquest és el pendent que pren una societat, en aquest cas la nostra, quan eludeix el debat de les idees. Si, a més, l’angoixa empeny, aleshores apareixen actituds autoritàries que no accepten més que el silenci i l’obediència com a resposta.La campanya endegada per l’Associació Aprenem, amb l’objectiu d’eliminar l’orientació clínica de la psicoanàlisi als serveis d’atenció a les persones amb autisme és, certament, conductista. Voldria modificar la conducta d’aquells professionals i famílies que es mourien cercant altres models teòrics i pràctics amb els quals se senten més identificats.Entenem que aquesta mobilització afecta, per descomptat, tots aquells professionals formats i orientats per la psicoanàlisi, però també tots aquells d’altres orientacions—fins i tot cognitivo-conductuals— que saben que el tractament de l’autisme és molt difícil i delicat, que la veritat no és mai absoluta, que la revolució científica a Europa fou possible gràcies al pensament obert i plural de la Il·lustració i, per tant, la ciència necessita el debat de les idees i la llibertat dels seus practicants, i que la democràcia i el dret a escollir són condicions inalienables en una societat justa que vetlla per la cohesió social.

    Ens alerta i ens preocupa profundament l’abast d’aquesta manifestació pública perquè  transcendeix el tractament de l’autisme i el respecte als drets més fonamentals. Si ens expressem amb la contundència d’aquestes ratlles és perquè la mobilització d’Aprenemataca pilars fonamentals d’una societat, com la catalana, que ha aconseguit una xarxa en l’atenció pública educativa, social i sanitària, reflex d’un teixit social i associatiu, construït durant dècades de democràcia, fins i tot des d’abans, durant els anys més foscos de la dictadura.

    Les voluntats d’incidir en els models polítics no haurien de poder exercir-se sense el diàleg i el consens. Qualsevol participació unilateral no serà sinó una imposició, encara que provingui del consens d’una minoria, o d’un col·lectiu, que s’erigeix en el veritable i únic portantveu d’una causa legítima.

    Que un col·lectiu, dubtosament majoritari, s’erigeixi ara com a únic amo de la veritat, la vulgui imposar i, així mateix, expulsar els qui no comparteixen la seva doctrina no és sinó un signe alarmant d’autoritarisme que en qualsevol cas convé tractar.

     

  2. A FAVOR DE LA DEMOCRÀCIA, QUE PERMET L’ELECCIÓParadoxalment, en els darrers anys de greu crisi econòmica, social i institucional, s’han fet evidents les qualitats de la nostra societat. La responsabilitat ciutadana ha estat, sens dubte, una d’elles, i la demanda de més democràcia un signe de maduresa de la nostra col·lectivitat. Els serveis socials, sanitaris i educatius són camps especialment sensibles a l’afany regulador si s’oblida que el centre gravitatiu de les seves polítiques són les persones. Quan del que es tracta és de les dificultats per les que elles passen, la conversa, el consens i l’acceptació de les limitacions pròpies i dels altres resulten ser l’única conjuntura que pot fer possible l’aparició de la invenció i el manteniment de la pau social.L’estat del benestar –no tan sòlid com voldríem, cert- ha estat sustentat en bona part pels nostres professionals  –socials, sanitaris i educatius- en els moments de més dificultats. Ells han acceptat complir amb escreix les seves responsabilitats en moments de pèrdua molt notable del poder adquisitiu, de drets laborals i de condicions dures de treball. Les seves formacions, les universitàries i les permanents, són molt diverses i moltes d’elles han estat sostingudes amb esforç per cadascun d’ells.De ben segur que l’atenció pública és millorable i que de professionals n’hi ha de moltes menes. Tanmateix, amb més o menys mesura, els seus bagatges formen part ja d’un bé comú. A més, el repte que l’autisme planteja ha portat i porta a molts d’aquests professionals a inventar, des de la manca d’un saber definitori, els recursos més adients per a les persones amb autisme i les seves famílies.  

    És també un fet compartit que les administracions treballen colze a colze amb els professionals de les nostres institucions i amb els col·lectius de pares, mares i afectats, des de la singularitat que caracteritza a cadascun d’ells.

    Tot això ens porta a preguntar-nos:

    D’on prové l’autorització d’aquesta associació a dictar als polítics com els professionals han de fer la seva feina i a demanar-nos a més obediència?

    Quins són els professionals i experts que els assessoren i a quines institucions estan vinculats?

    De quin coneixement sobre la diversitat de formacions i orientacions clíniques parteixen que malentenen volgudament la psicoanàlisi per a encabir-hi pràctiques molt diverses que no es reconeixen necessàriament com a tal?

    On és el seu sentit de la democràcia que vol impedir als pares i mares escollir els seus recorreguts a la xarxa pública, i, als professionals, l’afinitat de la seva pràctica amb els seus criteris ètics i epistèmics?

     

    Una petició com la d’aquesta associació -que porta l’imperatiu inscrit en el seu nom- instal·la la sospita entre professionals, polítics i famílies. I lluny d’afavorir la cohesió social, empeny uns i altres cap al trencament de tot lligam.

    El Manifest de Minerva és una crida al respecte mutu entre els professionals, els familiars i els representants de l’administració i de polítics. Sabem que pensem diferent, que tenim orientacions diferents, però creiem que des del respecte ens podrem exigir, també, fer bé la nostra feina.

     

  3. A FAVOR DE LA MULTIDISCIPLINARITAT I LES OPCIONS TEÒRIQUES DIVERSESLa qüestió de l’autisme no havia estat mai en el primer pla de les polítiques socials i sanitàries. Aquesta situació ens permet seguir amb atenció els avenços de la ciència seriosa –lents, encara que segurs- però, sobretot, abordar els impossibles que l’autisme planteja des de la quotidianitat de les persones afectades i de llurs famílies. A la vegada, constatem que el protagonisme actual d’aquest diagnòstic pot generar una demanda de resolució difícil de suportar. L’activisme del col·lectiu Aprenem n’és un exemple.No disposem com a societat d’un consens sobre les causes de l’autisme ni tampoc d’un acord professional sobre una suposada curació. Així, sense aquest consens, ens cal debatre des del coneixement rigorós d’allò que fem. No estem en disposició de pretendre que allò que ha servit per a uns hagi de funcionar per als altres.No sent l’evidència científica que es pregona una evidència de curació, tampoc un mètode por oferir-se com a única proposta. En efecte, més enllà de la resposta de la ciència, els pares evidencien d’allò que els ha servit, als seus fills i a ells. La seva evidència no és finalment científica, és testimonial.

    Reduir el tractament de l’autista a la rectificació de les seves conductes implica desconèixer que les persones patim, sentim, ens expressem, ens construïm en la relació amb els altres, i les nostres conductes, encara que qüestionin el sentit comú, en són un reflex. Encara que obvi, considerem com a persones també els anomenats autistes i esperem d’ells les seves expressions més íntimes, encara que no encaixin en la imatge narcisista del món.

    Afegirem encara que reduir el tractament de l’autista a la rectificació de les seves conductes implica considerar que la base d’aquestes tècniques rau en l’obtenció de l’obediència de l’autista. Conseqüentment, tots aquells que no s’hi prestin seran segregats per incompatibilitat amb el mètode.

    L’abordatge de l’autisme no pot ser més que pluridisciplinar, ja que l’afectació recau sobre gairebé totes les parcel·les de la vida del subjecte. Psicoanalistes de diferents orientacions, psicòlegs, logopedes, terapeutes diversos, psicomotricistes, metges, psiquiatres, pediatres, mestres i educadors han d’exercir la seva feina des de la seva disciplina. Però el fet que la perspectiva de la que parteixen no sigui la psicoanàlisi no implica que se’ls hagi de requerir un abordatge conductual.

    Convé tenir present que estan apareixent crítiques argumentades que, des de disciplines diverses, posen en qüestió l’ètica dels mètodes reeducatius i de rectificació de conducta.Entre elles, la de testimonis de persones amb autisme que han estat objecte de la seva aplicació i que, com Michelle Dawson, han arribat a l’escriptura per a poder explicar-ho. Cal estudiar-los a fons, així com els textos de referència d’unes pràctiques que, ja amb el fundador de l’ABA (Applied Behavior Analysis), O.I. Lovaas, se situaven al greu marge del maltracte.

    Finalment, advertim que si reduïm els abordatges de l’autisme a un de sol produirem grans bosses de segregació que no faran sinó augmentar el problema que preteníem resoldre. L’autisme és difícil, planteja molts interrogants i alguns impossibles, fet que demana que els recorreguts que els pares vulguin fer siguin tan diversos com els seus propis estils d’educar. Si l’administració no ofereix aquestes opcions des de l’àmbit públic, faran aparició altres pràctiques molt més obscures.

    Els sotasignants d’aquest Manifest, i tots aquells que s’hi aniran afegint –institucions, professionals de disciplines i orientacions diverses, entitats de familiars de persones amb autisme –  exposem:

  1. Que ens trobem davant d’una agressió al dret fonamental en l’exercici de l’elecció de l’orientació teòrico-pràctica dels professionals, del dret democràtic de pares i mares a escollir el tractament que considerin més adient per als seus fills i de la llibertat d’expressió de les persones afectades d’autisme.
  2. Que l’evidència científica, estendard de la seva batalla, ha de ser objecte d’una anàlisi rigorosa i d’una crítica fonamentada, ja que se serveix de la disciplina científica per a prometre més del que demostra.   
  3. Que necessitem l’ajut dels nostres representants polítics per a aturar pendents autoritaris com el que lidera avui Aprenem, així com l’obertura d’espais de reflexió, discussió i intercanvi d’idees dels agents que estem implicats en la millora de les persones amb TEA i les seves famílies.

Aprenem ens ha situat davant d’una disputa com aquella que, en el mite, havia de resoldre posar un nom a la ciutat d’Atenes. Neptú i Minerva van ser convocats a trobar l’opció més pròspera però el primer va oblidar que posar un nom no volia dir fer-se amb el domini d’un territori.

 

A Barcelona, el 22 de desembre de 2015

 Fòrum autisme 2015

http://autismos.elp.org.es

foroautismo@elp.org.es

 

Nombre (obligatorio)

Apellidos (obligatorio)

NIF

Correo electrónico (obligatorio)

Profesión-Oficio-Afinidad (obligatorio)

Formulario de Adhesión al Manifiesto de Minerva

Formulario de Adhesión al Manifiesto de Minerva

Nombre (obligatorio)

Apellidos (obligatorio)

NIF

Correo electrónico (obligatorio)

Profesión-Oficio-Afinidad (obligatorio)

Adhesión de la Institución Balmes a la Carta Abierta a Ana Macpherson

Adhesión de la Institución Balmes a la Carta Abierta a Ana Macpherson

La Institució Balmes y sus profesionales se adhieren a la opinión expresada por Iván Ruiz en la carta que ha dirigido a Ana Macpherson en relación a su artículo publicado el pasado 8/12/2015 en La Vanguardia.
Manifestamos también nuestro malestar y nuestra profunda preocupación por posiciones que atacan a la pluralidad de prácticas psicoterapeúticas y que pretenden imponer una respuesta única a una problemática compleja como es el autismo.
En nuestra institución hace 45 años que trabajamos con chicos afectados de autismo y con sus familias, siempre orientados por el psicoanálisis. Lo hemos hecho desde la seriedad y el compromiso, acompañándoles en un largo recorrido vital.
Reivindicamos esta orientación como una elección posible a disposición de las familias, porque hemos constatado sus efectos en nuestro trabajo y en el de otras instituciones, públicas y privadas, cuyo abordaje, desde el ámbito de la salud o la educación, han mostrado su eficacia.

Antonio Gonzalez
Director
Institución Balmes SCCL
Carrer Eucaliptus 33
Sant Boi de Llobregat

Ver “Transiciones Foroautismo – Aportes varios” en YouTube

Ver “Transiciones Foroautismo – Aportes varios” en YouTube

Este vídeo fue utilizado de transición entre algunas de las secuencias del Foro sobre autismo del 11/12/2015. Cuenta con ilustraciones de Patrícia Aymamí, Irene Matencio y con fotos de Berta Vicente y David Baytelman y responde a la pregunta que les hicimos de qué era para ellos la insumisión de la educación.

A %d blogueros les gusta esto: